By

Lucero Rodriguez

Cuentan los más viejos de la tribu que hace muchos, muchos años, vivían en lo que hoy conocemos como el litoral argentino, dos tribus guaraníes que se volvieron enemigas, había pasado tanto tiempo que ya ni se acordaban porque se habían peleados pero, Poty, la bella hija del cacique de uno de estos pueblos, estaba enamorada de Guanumby, un joven guerrero que pertenecía a la familia rival.

Los jóvenes mantenían su amor en secreto y solían verse al atardecer pasando el bosque cercano, bajo un sauce criollo a la orilla de un pequeño arroyo.

Un día, la hermana de Potí, que sospechaba de los habituales paseos de la joven, la siguió sigilosa hasta el monte y descubrió el secreto de los enamorados. Sin dejarse ver, regresó corriendo a contarle las novedades a su padre. Desde ese día, la joven tuvo prohibido volver a ver a Guanumby y además le ordenaron casarse de inmediato con uno de los suyos.

Sin saber nada, al atardecer del día siguiente, el muchacho cruzó el monte blanco y esperó bajo el sauce. Pero Potí nunca llegó. Ni ese día, ni el siguiente. Afligido, se acercó a la aldea enemiga, con el riesgo de ser descubierto y que lo mataran pero no pudo ver a la joven. La Luna, apenada por el inmenso dolor de Guanumby, le contó lo que había sucedido y agregó:

–Anoche he visto a Poty, no para de llorar, está desesperada porque su padre le ordenó que se case con un hombre de su tribu y ella se niega a hacerlo. Tupá (Dios supremo de los guaraníes) cuando escuchó su lamento y vio la tristeza que la embarga, se apiadó de ella y la transformó en una flor.

–¿En una flor? Preguntó el joven enamorado. ¿En qué clase de flor? ¿Dime Luna, cómo puedo encontrarla?

–¡Ojalá pudiera ayudarte amigo. No puedo decírtelo porque no lo sé! Contestó la Luna.

El muchacho, atormentado por la noticia, solicitó la ayuda de su dios:

–¡Tupá, por favor, tengo que encontrar a mi amada! Sé que en los pétalos de Poty reconoceré el sabor de sus besos. ¡Ayúdame a encontrarla!

De pronto, el cuerpo de Guanumby fue disminuyendo cada vez más, hasta hacerse muy pequeño y convertirse en un ágil pajarito de muchos colores, que rápidamente salió volando. Era un picaflor.

Desde entonces, el joven enamorado pasa sus días recorriendo las ramas floridas y besa fugazmente los labios de las flores, buscando a una, sólo a una.

Cuentan los viejos más viejos de la tribu, que todavía no la ha encontrado.

(Foto: Robert Woeger/ Unsplash).

En los tiempos por venir, el distanciamiento social será una regla así que, te mostramos algunas de las playas del mundo que se llenan tanto de gente que es difícil encontrar un pedacito de arena libre en donde clavar la sombrilla y, la opción cercana y despejada de cada una de ellas.

RÍO DE JANEIRO

La playa de Ipanema en Río de Janeiro, Brasil, durante la temporada alta puede estar increíblemente llena de gente. Para un día de playa relajado, se puede optar por otras playas locales como Grumari o Prainha.

SYDNEY

La famosa playa Bondi en Sidney, Australia, puede llegar a albergar a más de 40.000 personas. Esta ciudad ofrece muchas opciones cercanas y más tranquilas como Jibbon Beach y Shelly Beach, entre muchas otras.

MIAMI

Miami atrae a grandes multitudes durante la mayor parte del año, especialmente South Beach. Para estar cerca del ruido, pero no tanto, North Beach, a pocos minutos en auto, es la opción a elegir.

NUEVA YORK

La playa neoyorquina en Coney Island, junto al paseo marítimo y el parque de atracciones, recibe a miles de visitantes. Si estás más interesados ​​en la privacidad, buscá playas como Jacob Riis en Queens o Orchard Beach en el Bronx.

INGLATERRA

Brighton Beach, con sus frías aguas y su gran muelle lleno de atracciones congrega a la multitud londinense. Una playa cercana, mucho menos concurrida es Rottingdean.

Fuente: www.oyster.com

Mientras esperamos que se abran las fronteras tenemos tiempo para enamorarnos de algunos destinos. Llegó el turno de algunos puntos de la Costa Amalfitana, en Italia.

Desde la página web de Turismo de la Nación han publicado algunas imágenes características de nuestro país para usarlas como fondo de las plataformas webs.

Cuidado con el Llastay, se escuchaba seguido decir a los cazadores de guanacos. Es bormista y divertido, pero cuando algo no le gusta, hace que se enoje el cerro y la desgracia es segura.

Una mañana, muy temprano, Francisco salió a cazar guanacos. A poco de andar alcanzó a ver una tropa grande que pastaban tranquilos en lo alto de la montaña. “Hoy es nuestro día de suerte” le dijo al perrito que lo acompañaba señalando a los animales. Incluso divisó al Relincho, el guanaco jefe de la tropa, separado del grupo, siempre atento para alertar cualquier peligro con su relincho.

El cazador se escondió detrás de unas grandes piedras para emboscar a los animales cuando estos pasaran cerca. No tuvo que esperar mucho, su primer disparo dio en el blanco. Al instante el Relincho pegó un alarido de alarma y los demás guanacos que salieron disparados montaña arriba. Francisco siguió disparando y tres guanacos cayeron abatidos. El enojado Relincho galopó en dirección hacia el cruel cazador y también recibió un tiro, aunque la herida solo lo hizo renguear. El enorme guanaco pegó la vuelta y trepó el cerro hasta perderse de vista en la cima.

(Foto: Mario Rodriguez).

Francisco y su perro salieron en busca del animal herido y luego de varias horas encontraron, en un rincón encerrado entre las sierras, una casa grande hecha de piedra con la puerta oculta entre plantas espinosas. El perrito entró a la casa y desapareció, y a pesar de que Francisco lo llamara, el animal no volvía. Decidido, el cazador entró en la casa y se encontró con una oscura galería con muchas columnas y, atadas a ellas, muchos perros de todo tamaño y color, también su perro, que ladraba y forcejeaba para soltarse. De la penumbra apareció un viejo bajito de barba larga, con ojotas y vestido con ropa tejida con lada de guanaco, al verlo, el joven cazador se sobresaltó.

El viejo levantó la mano para calmarlo y le dijo: “no te asustes, no voy a hacerte daño. Soy el Llastay, hijo de la Pachamama, ella me envió a cuidar las tropas de guanacos y vicuñas y persigo a los despiadados, que cazan más de lo que necesitan, para castigarlos.

Por ser la primera vez que Francisco mataba a varios guanacos, el Llastay lo perdonó y lo dejó partir con su perro, pero con la advertencia de que si volvía a cazar más de lo necesario para alimentarse, no sería tan benévolo y recibiría un duro castigo. Luego, el viejito se dio la vuelta y caminó hacia la oscuridad, Francisco notó que rengueaba de una pierna y recordó al Relincho que había herido en la mañana y pensó “seguro que era Llastay”.

Desde ese día, el joven solo caza guanacos por necesidad y, por las dudas, les contó la historia a todos sus amigos que también cazan en los cerros.    

Fuente: www.librosycasas.cultura.gob.ar

Llastay, Yastay o Coquena, es una divinidad protectora de las vicuñas y guanacos presente en el norte de Argentina. Premia a los buenos pastores y castiga a los cazadores inescrupulosos que cazan con armas de fuego. A él se le debe pedir permiso y dejar ofrendas antes de cazar.

¿Cuáles son los países dónde más se puede observar este fenómeno? Mirá la lista a continuación.

Noruega. (Foto: Joshua Harvey/ Unsplash).
Finlandia. (Foto: Jouni Rajala/ Unsplash).
Suecia. (Foto: David Becker/ Unsplash).
Islandia. (Foto: David Becker/ Unsplash).
Canadá. (Foto: Leonard Laub/ Unsplash).
Alaska. (Foto: Vadim Nefedov/ 123RF).
Rusia. (Foto: Natalia Volkova/ 123RF).

Debido a la pandemia que se está viviendo en todo el mundo, una tradición muy especial en Inglaterra será distinta.

Todos los años las personas se reúnen en el famoso Stonehenge, más conocido como el “Templo del Sol” para observar el solsticio de verano. Lamentablemente, esta vez la celebración se verá cancelada por cuestiones de seguridad relacionadas al COVID 19. Es por esto que desde la página English Heritage anunciaron que lo transmitirán en vivo.

El evento se llevará a cabo el 20 de junio, comenzará a las 21:26 horas de allá, que serán las 16:26 de nuestro país y finalizará al amanecer del 21 a las 00:02. Para participar del vivo se puede ingresar a su facebook English Heritage, no hace falta ninguna invitación, solo unirse al evento y disfrutar.

¿Qué es el Templo del Sol?

Stonehenge está ubicado en Inglaterra, a unos kilómetros de Salisbury. Esta particular construcción de piedra se encuentra en el medio del, rodeada por nada. Se dice que fue creado hace unos 3.500 y 5.000 años, esta, formaba parte de un complejo de mayor tamaño donde se podían encontrar círculos de piedra y avenidas ceremoniales.

Declarado Patrimonio de la Humanidad en 1986, todavía no se tiene muy en claro para que fue creado. Se cree que era un observatorio astronómico, y lo utilizaban para predecir las estaciones.

Lo que hizo popular a este lugar es que, en el día más largo del año, miles de turistas se reúnen para apreciar el show: el sol sale por el horizonte justo atravesando el eje central de todo el lugar, alineandosé a la perfección con las famosas “Piedra Altar”.

(Foto: Iñigo Cia/ 123RF).

Una réplica

Jim Reinders estudió en Inglaterra durante muchos años, al volver a Estados Unidos inspirado por Stonehenge, decidió construir una réplica con algunas pequeñas modificaciones que con los años se hizo muy popular.

En la ciudad de Alliance en Nebraska, se puede encontrar “Carhenge”, la atracción está formada por 38 autos pintados con aerosol gris que simulan las piedras del yacimiento arqueológico de Europa.

Al igual que la original, cada año muchos turistas visitan este lugar, hoy en día es uno de los mayores puntos turísticos de la zona.

Fuente: Diario La Nación.

Tripadvisor dio a conocer los lugares que tuvieron las mejores calificaciones y comentarios en el último año. Mirá cuáles son.

Una de las maravillas del mundo moderno tiene un trasfondo bastante oscuro. Se dice que la Gran Muralla China, construida durante varias dinastías, es el cementerio más grande del que se tenga conocimiento.

Con más de 21 200 kilómetros de extensión, la construcción abarca desde Corea, a orillas del Río Yalu, hasta el desierto de Gobi en el sur de Mongolia. La muralla, con 6 y 7 metros de alto y entre 4 y 5 de ancho, tardó más de 2.000 años en ser construida y en su recorrido cruza 9 provincias y municipios chinos: Liaoning, Hebei, Tianjin, Beijing, Mongolia Interior, Shanxi, Shaanxi, Ningxia y Gansu. Actualmente solo el 30% del monumento se encuentra en buen estado.

¿Por qué se dice que es el mayor cementerio?

Durante su construcción, se dice que en la muralla trabajaron más de un millón de personas entre obreros, prisioneros, soldados y campesinos, muchos de ellos obligados a participar en una obra muy exigente y que afectaba la salud de los trabajadores, incluso llevándolos a la muerte; y por ser una gran edificación alejada, las personas fallecidas eran sepultadas en el lugar.

En torno a la Gran Muralla, reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987, existen muchas leyendas. La más popular cuenta que Meng Jiangnü, una mujer profundamente enamorada de su marido llamado Fan Xiliang, al ser este capturado y enviado a trabajar en la construcción de la maravilla, su esposa fue muy triste a buscarlo y al llegar le comunicaron que había fallecido. Al conocer la noticia, ella rompió en un llanto desconsolado que duró muchos días. La muralla, pareció apiadarse de la mujer y comenzó a derrumbarse en el sector en que se encontraba mostrando el cuerpo de su amado enterrado entre sus escombros.

Pillán es el amo de la montaña, en la tierra mapuche cada montaña tiene dueño. Pillán es un espíritu que protege al volcán y a la naturaleza. Vive bien arriba, en la cumbre, adonde nadie se anima a llegar y desde allí vigila y cuida de los animales del lugar. Ahora, cuando el espíritu se enfurece, provoca tormentas, derrumbes y erupciones; mejor no enojar al Pillán, porque calmarlo, exige terribles sacrificios.

Cierto día, un grupo de jóvenes cazadores de la tribu del cacique Huanquimil dejó el valle de Mamuil Malal (en la zona de Junín de los Andes, Neuquén) en donde vivían, siguiendo las huellas de un huemul (ciervo andino), cuya carne les proporcionaba alimento y su piel, abrigo.

Estaban armados con arcos, flechas y cuchillos y los perros que los acompañaban, olfateaban el rastro del animal; este al verse acorralado abandonó el bosque y trepó hacia la cumbre, los cazadores se separaron, trepando por distintas sendas, para acorralar a la presa que huía cuesta arriba. Estaban casi en la cima de la montaña cuando, por fin, lograron alcanzar al cansado ciervo y darle muerte.

Agotados también, los cazadores se sentaron a descansar antes de iniciar el descenso y al mirar a su alrededor, no reconocieron el lugar, nunca habían subido tan alto. Una extraña sensación los empujó a regresar rápidamente a su ruca (vivienda tradicional mapuche) por lo que cargaron al huemul muerto e iniciaron el descenso.

Ya en su pueblo, antes que pudieran despellejar al animal, el volcán empezó a humear y, durante toda esa noche, la montaña tembló. En los días siguientes el humo cubrió el cielo ocultando los rayos del sol y el suelo caliente no dejó de temblar bajo los pies de la gente de Huanquimil. De nada sirvieron los ruegos y las ofrendas, nada detenía la ira del Pillán.

La machi (chamana, hechicera mapuche) se aisló en la cueva de una montaña para meditar y después de dos días volvió con la solución: solo una ofrenda calmaría al espíritu, Huilefún, la hija de Huanquimil que además, debía ser llevada hasta la cima del volcán por el joven más valiente de la tribu.

Quechuán, el guerrero elegido, tomó de la mano a Huilefún y juntos marcharon por el camino cuesta arriba hasta desaparecer entre las nubes de humo. Los jóvenes trepaban sin hablar y a medida que subían el calor aumentaba y el aire, cargado de cenizas, se volvía irrespirable. Al llegar al borde del cráter el joven abrazó a la princesa pero no pudo evitar que un inmenso cóndor se abalanzara sobre ellos y arrancara a Huilefún de sus brazos, con sus garras la levantó por el aire y voló hasta el centro del cráter humeante, en donde la dejó caer.

Sin nada que hacer Quechuán corrió cuesta abajo al tiempo que un frío invadió la montaña y comenzó a nevar. Dicen los mapuches más viejos, que les contaron sus antepasados que aquella fue la nevada más grande que recuerdan y duró tantos días que apagó para siempre el fuego del cráter.

Desde entonces el Lanín es un volcán apagado.

Fuente: endepa.madryn.com

1 2 3 7
We are using cookies to give you the best experience. You can find out more about which cookies we are using or switch them off in privacy settings.
AcceptPrivacy Settings

GDPR