Categoría

Aventura

No aptas para personas que sufren de vértigo, te presentamos sietes escales que te harán desear un ascensor.

1. Escalera en el monte Hua Shan. China

El monte Hua San, situado a 120 kilómetros de la ciudad de Xi’an, es una de las cinco montañas sagradas de China. Para llegar a su cima, de casi 2.200 metros, hay que subir por unas escaleras muy verticales y con escalones pequeños, luego caminar sobre los acantilados por unos tablones de madera con cadenas para agarrarse y finalmente ascender por unos huecos excavados en la piedra de la montaña (es obligatorio alquilar un arnés de seguridad). Existe la forma fácil de llegar a través de un antiguo teleférico. Arriba se encuentra un Templo Taoísta que han convertido en un Salón de Té.

2. Escalera Half Dome. Estados Unidos

El Half Dome es un domo de piedra de 1.440 metros, un ícono del Parque Nacional de Yosemite en California y un verdadero reto para muchos excursionistas. Considerado en un tiempo como inaccesible, hoy, miles de personas acceden a su cima para lo que se necesitan entre 10 y 12 horas. Para los últimos 400 metros del recorrido, los más empinados, se instalaron dos cables de metal para llegar hasta la cima sin equipo de escalada. Para realizar esta caminata se necesita un permiso previo.

3. Catarata Pailon del Diablo. Ecuador

El Pailón del Diablo o Cascada del río verde se ubica en Baños de Agua Santa en los Andes ecuatorianos, el lugar ofrece un sendero con un puente colgante y una empinada escalera tallada en la pared de roca que permite al visitante ascender los más de 80 metros hasta la cima de la cascada. El recorrido tiene muchas curvas y pequeñas plataformas de observación y, en algunos tramos, la escalera permanece oculta por la espesa niebla y la humedad hace que los escalones estén siempre mojados y resbalosos.

4. San Juan de Gaztelugatxe. España

Sobre un peñón, bañado por el mar cantábrico, se alza la ermita de San Juan de Gaztelugatxe en el País Vasco cuyo origen se remonta al siglo X.  y para llegar hasta ella hay que subir 240 escalones. El lugar, valorado por turistas de todo el mundo, ha sumado aún más fama por ser el escenario de la séptima temporada de la serie Juego de Tronos y, según la leyenda, al llegar hay que tocar tres veces la campana del templo para atraer la buena suerte y ahuyentar los malos espíritus.

(Foto: Gonzalo Iza/ Flickr).

5. La Roca de Sigiriya. Sri Lanka

Sigiriya o la Roca del León es un conjunto arqueológico situado en Sri Lanka que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1982. Allí se encuentran las ruinas de un antiguo palacio, un monasterio y otros edificios construidos sobre una gran formación rocosa conocida como Lion’s Rock. El ascenso comienza por una escalera situada entre dos gigantescas garras de león talladas en la piedra para luego acceder a una empinada escalinata metálica con 1.200 escalones que está amurada a los costados de la gran roca.

6. Escalera Haiku. Estados Unidos

En la isla de Oahu, en Hawái, se encuentran las escaleras Haiku, también conocidas como “escaleras al cielo”, se trata de casi 4000 escalones entre las montañas para llegar a la cima de una gran colina. Si bien el paisaje es increíble, el recorrido tiene sus riesgos y exige no tener miedo a las alturas y un óptimo estado físico. A pesar que desde la década del ´90 el lugar está oficialmente cerrado, son muchos los aventureros que se acercan a recorrer el lugar. Desde hace años, la Asociación de Amigos de las Escaleras Haiku trabaja en el mantenimiento del camino y tramita su reapertura.

7. El Peñón de Guatapé. Colombia

El Peñón de Guatapé, o Piedra del Peñol, es una inmensa mole de piedra de más de 200 metros de altura ubicado cerca de Medellín en el noroeste colombiano. El ascenso tiene algo de exigencia pero no es complicado, para llegar a su cima hay que subir los 740 escalones de una escalera pegada a la roca con miradores intermedios. Arriba hay bares, negocios de recuerdos y una panorámica completa del embalse de Guatapé, uno de los lagos artificiales más grandes del país, y todas sus islas.

(Foto: Schnoogg/ Flickr).

Fuente: www.redbull.com/ar-es/las-10-escaleras-mas-peligrosas-y-grandes-del-mundo

Conocé algunas de las corrientes de agua más icónicas de los países. ¿Cuál es tu preferida?

Desde Nueva Zelanda hasta Argentina, te mostramos los parques más lindos e impresionantes del mundo.

En 1945 un escuadrón de cinco aviones de la Marina de Estados Unidos desapareció en el aire durante un ejercicio de entrenamiento de rutina. Incluso un sexto avión enviado al rescate también desapareció. En total fueron 27 personas desaparecieron inexplicablemente. Estos eventos marcaron el comienzo de la fama del Triángulo de las Bermudas.

Se publicaron una gran cantidad de libros, muchos de los cuales se convirtieron en éxitos internacionales, y el más popular fue The Bermuda Triangle, de Charles Berlitz, publicado en 1974. Vendió 20 millones de copias en más de 30 idiomas.

Se calcula que, a lo largo de los años, cientos de barcos, al menos cien aviones y miles de personas han sido “tragados” en esta zona bajo extrañas circunstancias. Con los sucesos también surgieron muchas teorías para intentar explicarlos: monstruos marinos, viajes en el tiempo, secuestros por OVNIs, portales que conducen a otras dimensiones, fenómenos en el campo magnético, burbujas de gas metano y hasta la legendaria ciudad perdida de Atlantis, que descansaría en el fondo del triángulo tendría la culpa de las desapariciones.

Una explicación: olas gigantes

Científicos de la Universidad de Southampton en Inglaterra, en busca de una explicación lógica a las desapariciones, revelaron los resultados de su investigación sobre el enigma. Según el oceanógrafo Simón Boxall, un fenómeno natural conocido como “olas rebeldes” u “olas de tormenta extrema” podrían ser las responsables de las desapariciones en esta zona que abarca una superficie de más de un millón de kilómetros cuadrados. La formación de tormentas desde los tres puntos del Triángulo genera las condiciones perfectas para olas de hasta 30 metros de altura capaces de partir una embarcación en dos.

No hay ningún misterio que explicar

El divulgador científico australiano Karl Kruszelnicki señaló que el número de embarcaciones y aviones que desaparecen en la zona es el mismo que en cualquier otro lugar del mundo. Es importante tener en cuenta que el área dentro del Triángulo de las Bermudas es muy transitada por cruceros y buques de carga, por lógica, a mayor cantidad de barcos, mayor probabilidad de hundimientos.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) sostiene que el triángulo no existe oficialmente y no hay evidencia de que misteriosas desapariciones ocurran con mayor frecuencia en el Triángulo de las Bermudas que en cualquier otra zona grande y transitada del océano. De hecho, ninguna organización científica acreditada considera que el Triángulo de las Bermudas sea algo genuino.

Hoy en día hay científicos que tratan de explicar el fenómeno de las desapariciones y otros que afirman que no hay nada que investigar. No obstante, el lugar ha ganado fama y por más que pueda ser un fenómeno creado por errores, manipulación de misterios o pura invención, la duda existe.

Se encuentran en los desiertos de todo el mundo y representan el último refugio en el paisaje más inhóspito. Te invitamos a conocer a algunos, mirá bien, no son espejismos.

Oasis Ubari, Libia

Los lagos de Ubari se ubican en la región de Fezzan en el suroeste de Libia, uno de los países más secos y calientes de la tierra. Se trata de una docena y media de espejos de agua rodeados de palmeras en el interminable desierto del Sahara. La zona, con un promedio anual de lluvia de tan solo 8 milímetros, ofrece sol permanente y cielos despejados en todas las estaciones. Los lagos Ubari son muy salados, debido al hecho de que sus aguas se evaporan de forma continua y no tienen ríos de los que alimentarse.

Oasis de Huacachina. Perú

La laguna Huacachina se ubica a cinco kilómetros al oeste de la ciudad peruana de Ica. Conocida también como el “oasis de Américas”, es el único oasis de América del Sur. Si bien hoy no se recomienda bañarse en sus aguas, en la década del ´60 se transformó en un balneario muy popular, rodeado de palmeras, restaurantes, hoteles y negocios de recuerdos y productos locales. En las altas dunas se practican deportes como el sandboard y paseos en buggies.

(Foto: Iurii Buriak/ 123RF).

Wadi Bani Khalid. Omán

Wadi Bani Khalid se encuentra a 200 kilómetros de Mascate, la capital costera del sultanato de Omán, en el Medio Oriente. El agua que fluye durante todo el año en este oasis proviene de un arroyo subterráneo ubicado en la parte superior del valle, por lo que es destino turístico en cualquier época. La primera piscina es la más popular, la más grande y la más profunda, pero no la única, después de unos diez minutos de caminata se accede a las piletas superiores, mucho menos visitadas aunque igual de atractivas. En todo el sultanato se aconseja vestirse en forma “decorosa.

(Foto: Nicola Messana/ 123RF).

Parque Nacional de Lençóis Maranhenses. Brasil

Este oasis se encuentra en el estado brasileño de Maranhão y fue declarado Parque Nacional en 1981 para proteger unas 155 mil hectáreas de este mar dunas que ocupa 70 kilómetros de costa y 50 kilómetros hacia el interior. Las abundantes precipitaciones que recibe la zona, entre mayo y septiembre, forman lagunas de aguas cristalinas en medio de las dunas de arena. En sus playas, se pueden ver cangrejos y tortugas marinas además de recibir la visita de muchas aves migratorias.

(Foto: Ksenia Ragozina/ 123RF).

Oasis del Lago Crescent. China

El Lago de la Media Luna, como se lo conoce, es un oasis que existe hace 2.000 años y se ubica en el desierto del Gobi, a 2.500 kilómetros de Pekín y a unos 6 kilómetros al sur de Dunhuang en China. En los últimos años, a causa de la desertificación en la región, el lago había disminuido en su tamaño tubo que ser rellenado de agua recuperando una parte de su tamaño y profundidad. La zona, que vive del turismo, es visitada por más de medio millón de los turistas al año.

(Foto: Nithid Sanbundit/ 123RF).

Oasis Havasu, Arizona, Estados Unidos

En este oasis, ubicado en el Gran Cañón, las cataratas Havasu, con una cascada principal de treinta metros, forman piscinas naturales en medio de un paisaje desértico. El particular color del agua se debe a la piedra caliza del lecho, que refleja el color del cielo. Para llegar al lugar hay que caminar 16 kilómetros bajo el sol ardiente de Arizona o volar en helicóptero. El lugar forma parte de la reserva india de Havatsupai, que quiere decir “gente del agua azul verdoso”.

(Foto: David Crowther/ 123RF).

Oasis de Chebika, Túnez

El oasis Qasr el-Shams (“castillo del Sol” en árabe) se esconde en un cañón al pie de las montañas Djebel el Negueb, al sur de Túnez. La antigua población de Chebika que se encontraba en las cercanías, después de las inundaciones de 1969 se desplazó a una zona más llana. En el lugar hay pequeñas cascadas que forman piscinas rodeadas de palmeras en donde refrescarse. En el lugar se grabaron varias escenas de la Guerra de las Galaxias, Episodio IV.

(Foto: Darya Petrenko/ 123RF).

Ein Gedi, Israel

Ein Gedi es un oasis a orillas del Mar Muerto en el desierto de Judea en el sur de Israel. Fue declarado Reserva Natural en 1971 y es uno de los pocos lugares en donde los arroyos del desierto fluyen todo el año. Los senderos del parque siguen a los arroyos entre barrancos y acantilados en donde se forman cascadas y piscinas naturales rodeadas de una exuberante vegetación. En el oasis además puede verse parte de la fauna local, como zorros, lobos y cabras montesas de Nubia.

(Foto: kavram/ 123RF).

Te mostramos algunos de los paisajes más raros que podemos encontrar en el mundo, aunque varios parezcan de otro planeta.

1. Terrazas de arroz en Yuanyang. China

Estos arrozales son una de las más espectaculares creaciones humanas. Funcionan desde hace 1300 años al sur de China en donde las laderas se fueron modificando para permitir el cultivo de arroz en terrazas que se elevan desde los 100 msnm hasta los 2000. La zona permanece inalterable a través de los siglos ya que su ubicación remota y precarios accesos, dificulta la explotación turística.

2. Géiser Fly. Estados Unidos

Este lugar tan particular nació de un error humano. En 1916 se perforó un terreno del rancho Fly ubicado en el desierto de Black Rock en Nevada, Estados Unidos. Dieron con el agua pero, con una temperatura de 200 grados, la hacían inservible para animales y cultivos. Aunque el manantial fue tapado, años más tarde comenzó a emanar chorros a alta presión que generaron un géiser. Los sedimentos de carbonato de calcio pintan las rocas del lugar de intensos colores generando un paisaje de otro planeta.

(Foto: Lukas Bischoff/ 123RF).

3. Pamukkale. Turquía

Pamukkale es una localidad de Turquía conocida por sus aguas termales. Este lugar, que parece cubierto de nieve, se ubica en una zona templada y el agua de sus fuentes son ricas en minerales que emanan de terrazas de roca travertina blanca que se han solidificado en forma de cascadas y piscinas. Al conjunto del “castillo de algodón”, como se lo conoce, y a la antigua ciudad de Hierápolis, ubicada en las cercanías, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

(Foto: starush/ 123RF).

4. El Río Tinto. España

El Río Tinto recorre casi 100 kilómetros a través de la provincia de Huelva en Andalucía, España. Su particular color rojo, es el resultado de un proceso conocido como meteorización de minerales. A pesar de su elevada acidez y su alto contenido en metales pesados, en sus aguas viven microrganismos que se alimentan de minerales. La NASA eligió este lugar para estudiarlo por un posible parecido con las condiciones del planeta Marte.

(Foto: natursports/ 123RF).

5. Spotted Lake. Canadá

También conocido como lago Kliluk, el Spotted Lake se ubica en la frontera canadiense con Estados Unidos. En el “lago con manchas”, que permanece helado en invierno, durante el verano pueden verse 365 pozos con aguas de distintos colores debido a su riqueza mineral. Así, el sulfato de magnesio, el calcio, el titanio o la plata, tiñen el líquido con tonos amarillos, celestes, verdosos y hasta rosados. El lugar pertenece a una reserva india que hace cientos de años utilizaban sus aguas como remedio sanador.

(Foto: Galyna Andrushko/ 123RF).

6. Cascadas submarinas. Isla Mauricio

Ubicada al este de Madagascar, en el Océano Índico, en la Isla Mauricio ocurre un espectáculo natural, que en realidad es un efecto óptico, que solo puede verse desde el aire. Los depósitos de arena y de limo, empujados por las corrientes del océano, crean la ilusión de estar ante una verdadera cascada submarina. Los colores verdes, azules y blancos que se observan en las imágenes aéreas acentúan la sensación de ver una cascada cayendo al fondo del Océano Índico.

(Foto: Olga Khoroshunova/ 123RF).

7. Río Celeste. Costa Rica

Situado en el Parque Nacional Volcán Tenorio en Costa Rica, el río Celeste debe su nombre al color de sus aguas que van desde el celeste al turquesa. De origen volcánico, las aguas termales del río son ricas en minerales, como el sulfato de cobre y azufre, que hacen que el tomen un color similar al del cielo. Una cascada de 30 metros de altura y 17 de profundidad es uno de los principales atractivos del lugar.

(Foto: Galyna Andrushko/ 123RF).

El mundo está lleno de lugares que a todos nos gustaría recorrer. Hoy, quedate en tu casa y conocé estos misteriosos sitios que, por distintas razones, sus habitantes abandonaron hace muchos años.

Isla de Hashima. Japón

Ubicada a unos veinte kilómetros del puerto de Nagasaki en Japón, “La Isla Fantasma” es una mole de hormigón de 480 metros por 150. La empresa Mitsubishi explotó, entre 1887 y 1974, las minas de carbón de la isla que, con los trabajadores y sus familias llegó a tener más de 5000 habitantes. Al terminarse el mineral fue abandonada. En 2009 se abrió a los turistas por lo puede visitarse y caminar por sus calles. En 2012 fue uno de los escenarios de Skyfall, de la saga de James Bond, protagonizada por Javier Bardem. En 2015 la Isla de Hashima fue declarada Patrimonios de la Humanidad por la Unesco.

Pripyat. Ucrania

Pripyat, fue totalmente abandonada en 1986, luego del accidente en el reactor de la central nuclear de Chernobyl. La tragedia desató una de las peores catástrofes nucleares del siglo XX y más de tres toneladas de material radiactivo se liberaron. La ciudad había sido fundada en 1970 para alojar al personal que trabajaba en la central y sus familias, al menos 50000 personas. La contaminación perdurará más de 500 años, pero la exposición a material radiactivo es minúscula para los turistas por lo que, con severos controles, desde Kiev, la capital de Ucrania, parten los autobuses hacia Pripyat.

(Foto: Hugh Mitton/ Unsplush).

Hotel Ryugyong. Corea del Norte

Para la edificación de este rascacielos ubicado en Pionyang, la capital de Corea del Norte, se invirtieron 2500 millones de dólares. Posee 105 pisos y más de 3000 habitaciones, casinos, restaurantes y clubes nocturnos. Sin embargo, después de 33 años todavía no ha recibido ningún visitante debido. La gran crisis económica de 1991 junto a la caída de la URSS hizo que la construcción del edificio se parara. La fecha de inauguración del “hotel fantasma” y es una incógnita que solo el tiempo podrá resolver.

(Foto: Jen Morgan/ Flickr).

Casas OVNI de San Zhi. Taiwán.

La urbanización de San zhi, con sus futuristas edificios con forma de OVNI, sería comercializada entre los soldados norteamericanos destinados a países asiáticos del este y los taiwaneses ricos. La construcción se detuvo en 1980 y si bien las causas apuntaron a motivos económicos, la superstición de los vecinos de Taipéi también influyó. Debido a una elevada cantidad de accidentes mortales ocurridos durante las obras, nadie quería trabajar en el lugar por considerarlo maldito. El inquietante sitio fue finalmente demolido en 2008 y en su lugar se proyectó un centro turístico y un parque acuático aunque todavía no se inician las obras.

(Foto: Zhanzi Noelas/ Flickr).

Mina de diamantes de Mirny. Siberia, Rusia.

Esta mina de diamantes a cielo abierto se ubica en la ciudad de Mirny, en el este de Siberia, Rusia. Estuvo en uso desde 1955 hasta 2001 y con sus 1200 metros de diámetro y 525 de profundidad es el segundo agujero mas grande excavado por el hombre en el mundo, después de la mina del cañón de Bingham en Estados Unidos. En los años 60 producía dos toneladas de diamantes al año, pero el ritmo de extracción disminuyó hasta hacerla deficitaria. El espacio aéreo por encima de la mina está cerrado a los helicópteros porque las corrientes de aire que produce los succiona hacia el fondo.

(Foto: Tatiana Grozetskaya/ 123RF).

Angkor Wat. Camboya

Angkor Wat, considerado como el templo más grande construido por el hombre y, el monumento más importante de Camboya forma parte del asentamiento de Angkor, capital del Imperio jemer. Este reino, nacido en el siglo IX, gozó de una gran prosperidad hasta que en el siglo XV desapareció misteriosamente. Varias teorías apuntan a que las intensas lluvias monzónicas fueron las principales culpables. Poco a poco, las ruinas de Angkor fueron devoradas por la selva y la inmensa capital cayó en el olvido.

En la actualidad es uno de los lugares turísticos más visitados en Camboya. 

(Foto: Dmitry Rukhlenko/ 123RF).

Balestrino. Italia

El origen de este pequeño pueblo medieval se remonta a los siglos XI y XII. Balestrino, en la provincia italiana de Savona, se ubica sobre una colina a 70 km al sureste de Génova. Debido a los frecuentes terremotos que dañaban sus casas comenzó a perder su población en el siglo XIX. Algunos se marcharon del pueblo, otros reconstruyeron sus casas y continuaron con sus vidas cotidianas hasta que en 1953 se marcharon del pueblo sus últimos habitantes quedando desde entonces en completo abandono.

Muy cerca del antiguo Balestrino, en la actualidad se levanta “un nuevo Balestrino” con unos 500 habitantes.

(Foto: Christa Eder/ 123RF).

Hotel El Salto. Colombia

Situado junto a las cataratas de Tequendama en Colombia, el hotel El Salto es uno de los lugares más misteriosos del país. Abierto en 1924 y cerrado en 1990, solía hospedar a la élite colombiana. El Salto de Tequendama es una cascada de 157 metros de altura sobre un abismo rocoso y el sitio elegido por muchas personas para acabar con sus vidas, saltando al vacío. Esta situación generó muchas historias de fantasmas y almas en pena. Los cuidadores del antiguo hotel comentan que es normal que haya eventos sobrenaturales.

Actualmente el lugar funciona como un museo.

(Foto: Darko Vrcan/ 123RF).

Estas enormes caídas de agua representan verdaderos espectáculos naturales. Grandes, altas, anchas o caudalosas, desde las archiconocidas cataratas del Iguazú y Niágara hasta otras menos famosas, pero igual de espectaculares .

1. Cataratas del Iguazú. Argentina/Brasil

Se trata de una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo y se forman sobre el río Iguazú, en el límite entre la provincia argentina de Misiones y el estado brasileño de Paraná. Ambos países desarrollaron áreas protegidas desde donde visitarlas. Están formadas por 275 saltos de los cuales la Garganta del Diablo es el más importante con una caída de 80 metros. 

Gran parte de los saltos de las Cataratas del Iguazú están del lado argentino. (Foto: PaylessImages/123rf)

2. Cataratas del Niágara. Estados Unidos/Canadá

Las cataratas del Niágara constituyen una frontera natural entre Estados Unidos y Canadá. La impresionante infraestructura en torno a ellas facilitan el acceso desde cualquiera de los dos países. No son muy altas, apenas 52 metros pero, de todos modos, impresionan por su caudal. Las mejores vistas se consiguen desde tierra canadiense.

La Herradura, del lado canadiense, es el salto más importante de las Cataratas del Niágara. (Foto: PaylessImages/123rf)

3. Cataratas Victoria. Zambia/Zimbabue

Situadas en la frontera de Zambia y Zimbabue, estas cataratas se originan cuando el río Zambeze cae a una garganta de 108 metros de profundidad y, sus casi 1700 metros de largo las convierten en las más largas del mundo. El 75% de los saltos están del lado de Zimbabue y tiene mejores vistas. El puente Victoria Falls Bridge une los dos países y es otra atracción turística.

El río Zambeze recorre 1200 kilómetros antes de caer en las cataratas Victoria (Foto: aleskolodej/123rf)

4. Salto Ángel. Venezuela

Esta cascada se encuentra en el sureste de Venezuela y lleva el nombre del piloto estadounidense James Ángel que la sobrevoló en 1933. Con 807 metros en su nivel más alto está considerada la más alta del mundo. Por estar situada en una zona remota del país, para visitarla, hay que volar a Canaima Camp, desde donde salen las embarcaciones.

El Salto Ángel es la catarata más alta del mundo. (Foto: Alicenerr/123rf)

5. Cataratas de Maletsunyane. Lesoto

Esta espectacular cascada de 192 metros se encuentra en el pequeño país de Lesoto, en África. Para llegar hasta el lugar hay que hacer un atractivo recorrido de cinco kilómetros desde la ciudad de Semonkong. Durante el invierno es habitual que se congele, ofreciendo una imagen distinta, pero igual de espectacular.

Las Cataratas de Maletsunyane son el principal atractivo turístico del pequeño país africano de Lesoto. (Foto: Kate O Malley/123rf)

Con varios días encerrados cumpliendo la cuarentena obligatoria, te invitamos a viajar a través de tu pantalla sin salir de tu casa.

Desde la web Explore.org, un proyecto en colaboración con Google, se pueden observar y disfrutar de distintas webcams distribuidas en todas partes del mundo sobre la vida silvestre. Esta plataforma ha permitido acercarnos un poco más al estilo de vida de las diferentes especies.

Desde leones, animales marinos, osos, perros, aves y muchas más nos dan la bienvenida a su habitad.

A continuación, seremos testigos de algunas escenas más bellas y simples que hay en el mundo.

Aclaración: Si la pantalla está en negro probablemente sea la hora de dormir en ese lugar.

En África

En el océano

Tierra de osos

A volar

Te mostramos algunos paisajes tan hermosos y tan peligrosos que lo mejor es, no moverte de tu casa, y conocerlos a través de una pantalla.

Lago Natron, Tanzania

Ubicado al norte de África, las aguas de este lago deben su color rojizo a las algas que, junto con los flamencos son sus únicos habitantes. El alto contenido salino del lago y las temperaturas, que alcanzan los 60 grados centígrados, pueden petrificar a los animales que se bañen en sus aguas. La causa de esta letalidad se debe a los numerosos compuestos químicos derivados del cercano estratovolcán Ol Doinyo Lengai.

(Foto: Alex Berger/ Flickr).

Valle de la Muerte de Kamchatka, Rusia

Considerado uno de los lugares más hermosos de Rusia, la península de Kamchatka es también uno de los más peligrosos del mundo. En este territorio existen manantiales térmicos que emanan gases extremadamente tóxicos por lo que todos los seres vivos en esta área, mueren en pocos minutos. Los científicos no han podido aún encontrar una explicación al fenómeno.

(Foto: Einar Fredriksen/ Flickr)

Volcán Sinabung, Indonesia

Ubicado en el norte de la isla de Sumatra, este volcán, después de 400 años de inactividad retomó su actividad en 2003 y no ha parado de expulsar humo y ceniza. En 2014 murieron 16 personas y miles de vecinos fueron evacuados. Considerado como uno de los más peligrosos de Indonesia, en julio del 2019 arrojó ceniza volcánica a más de siete kilómetros de altura.

(Foto: Pavel Kirillov/ Flickr).

Desierto Danakil, Etiopía

Situado en la depresión de Afar, “El infierno sobre la Tierra” como le dicen, es la zona más caliente del planeta con 50 grados centígrados durante casi todo el año. Solo la étnia Afar habita la zona del lago Abbe, allí, el agua que brota del terreno volcánico, forma chimeneas que alcanzan 50 metros de altura y depositan sedimentos que dan al lugar un aspecto extraterrestre.

(Foto: Andrea Moroni/ Flickr).

Monte Washington, Estados Unidos

Ubicado en el estado de New Hampshire, este monte registra condiciones climáticas aún más extremas que la Antártida. Con 1917 metros de altura, en su cima se han medido vientos de 372 kilómetros por hora que, con las constantes nevadas y ventiscas, ofrece una sensación térmica de hasta 44 grados bajo cero. Suficiente para reducir las ganas de visitarlo.

1 2 3 4

GDPR