Categoría

Argentina
Cuesta de Miranda en la Provincia de La Rioja, Argentina

Recorrer destinos cercanos, pasar más tiempo al aire libre y evitar las multitudes son algunas de las recomendaciones para el turismo pospandemia que hacen de los viajes en auto una opción en crecimiento. Te mostramos algunos de las rutas imperdibles de nuestro país.

El Corredor de la Ruta Azul. Chubut y Santa Cruz

La RN3 que va de Buenos Aires a Tierra del Fuego en sus 3.000 kilómetros recorre gran parte de la costa patagónica argentina. Un tramo de casi 800 kilómetros que nace en Bahía Bustamante en la provincia de Chubut y finaliza en el Parque Nacional Monte León en Santa Cruz, es el corredor turístico Ruta Azul. El camino ofrece una mezcla de la inabarcable estepa con el horizonte Atlántico.

(Foto: Daniel Ferreira-Leites Ciccarino/ 123RF).

Los Caracoles de Villavicencio. Mendoza

En la RP 52 de Mendoza, que une Uspallata con la capital provincial, se encuentra el tramo conocido como Los Caracoles de Villavicencio, son 55 kilómetros de camino de ripio con más de 250 curvas, que comunican a Uspallata con la Reserva Natural y el emblemático Hotel de Villavicencio. A pesar de la sinuosa traza sobre profundos precipicios, el recorrido no es difícil si se maneja con tranquilidad.

(Foto: Elena Odareeva/ 123RF).

Cuesta del Lipán. Jujuy

La Cuesta del Lipán, es un tramo de 17 kilómetros totalmente asfaltados, sinuosos y cuesta arriba de la RN52 que comienza en Purmamarca, al pie del Cerro de los Siete Colores, y alcanza su altura máxima en el Abra de Potrerillos (4.170 msnm), mirador obligado para contemplar el zigzagueante camino recorrido. Luego de la cuesta, la ruta desciende hacia las Salinas Grandes, a 3.450 msnm.

(Foto: Damien Roué/ Flickr).

Camino de los Siete Lagos. Neuquén

La Ruta o Camino de los Siete Lagos es un tramo asfaltado de la Ruta 40 entre Villa La Angostura y San Martín de los Andes, en Neuquén. El lago Nahuel Huapi es el primero de este itinerario pero no está contemplado dentro de los “siete” que son: el Correntoso, el Espejo, el Escondido, el Villarino, el Falkner, el Machónico y el lago Lacar. El circuito ofrece además de los espejos de agua, bosques andinos, ríos y montañas nevadas.

(Foto: Gábor Kovács/ 123RF).

Camino de las Altas Cumbres. Córdoba

El Camino de las Altas Cumbres es la ruta de acceso al Valle de Traslasierra y sus pintorescos pueblos al pie del Champaquí, la montaña más alta de la provincia con 2.790 metros. El recorrido atraviesa un cordón montañoso con impactantes vistas desde la altura y del Parque Nacional Quebrada del Condorito, ubicado en la zona, provienen los cóndores que sobrevuelan parte del recorrido antes de iniciar la bajada hacia la turística Mina Clavero.

(Foto: Mario Rodriguez).

Cuesta de Miranda. La Rioja

Ubicada entre las localidades de Nonogasta y Villa Unión en la provincia de La Rioja, la Cuesta de Miranda es un sinuoso tramo de cornisa, totalmente asfaltado, de la Ruta 40. El trazado ofrece cerradas curvas y abruptas quebradas de paredes rojizas que caen en el río Miranda. El punto más elevado de la cuesta está ubicado a 2.020 msnm y desde los miradores, el panorama se abre hacia los cuatro puntos cardinales.

Otros lugares para conocer en el oeste riojano.

(Foto: Mario Rodriguez).
Localidad de El Soberbio en la provincia de Misiones, Argentina

Teniendo paisajes para todos los gustos (y bolsillos), muchas veces elegimos los destinos más conocidos. Hoy te mostramos diez lugares de nuestro país que no están entre los más populares pero que bien merecen una visita.

Ojos de Mar son tres pequeñas lagunas de color turquesa que resaltan en la blancura del salar de Salta, a 5 kilómetros de la localidad de Talar Grande y a 380 kilómetros de la capital provincial. (Foto: Maurizio Giovanni Bersanelli/ 123RF).
Ubicado en el departamento catamarqueño de Antofagasta de la Sierra, el Campo de Piedra pómez luce como un mar de rocas blancas y rosadas, talladas por el inclemente viento que baja de los Andes. Las excursiones al Campo de Piedra Pómez parten desde la localidad de El Peñón. (Foto: Marcelo Aguilar/ Flickr).
Los Saltos de Moconá, en la provincia de Misiones, se formaron debido a una falla geológica de tres kilómetros que corre paralela al río Uruguay. Estas cataratas, pueden alcanzar los 14 metros de altura, dependiendo del caudal del río. (Foto: Visitemos Misiones).
Rodeada de volcanes, la Laguna Brava se oculta en la cordillera riojana a más de 4.000 msnm. Sus 17 kilómetros de largo de aguas azules y turquesas, con playas de grava y sal, son el hogar de cientos de flamencos. (Foto: Mario Rodriguez).
Epecuén nació como una villa turística a orillas del lago homónimo en la provincia de Buenos Aires. Las aguas termales del lugar convocaron a multitudes por décadas hasta que, en 1985, una inundación dejó a todo el pueblo bajo el agua y hoy está abandonado. (Foto: Nickalbi/ 123RF).
El dique Cuesta del Viento, en la localidad de Rodeo, a 200 kilómetros de la capital de San Juan, ofrece aguas calmas por la mañana, y por la tarde, los fuertes vientos lo transforman en una vertiginosa pista de windsurf y kitesurf de fama mundial. (Foto: Mario Rodriguez).
Situada en Malargüe, al sur de la provincia de Mendoza, la Reserva Natural La Payunia es una de las zonas con mayor concentración de volcanes del mundo. Sobre el suelo cubierto de lava negra se erigen más de 800 volcanes inactivos. (Foto: Martín Benitez/ Flickr).
Entre Caviahue y Copahue, en la provincia de Neuquén, se encuentra la cascada del río Agrio, un salto de 60 metros de altura, que en su estrepitosa caída forma una pileta natural con verticales paredes de coloridas rocas basálticas. (Foto: Mario Rodriguez).
En el Parque Nacional Lago Puelo, en la provincia de Chubut, se pueden hacer paseos lacustres, rafting, caminatas y cabalgatas rodeados de la selva valdiviana. A 140 kilómetros de Bariloche. (Foto: Danilo Vieira/ 123RF).
En el valle de Tierra Mayor, a 20 kilómetros de Ushuaia, se encuentra la Laguna Esmeralda. Para acceder a este paraíso escondido hay que caminar unas dos horas entre bosques de lengas y coíhues, castoreras y turbales. (Foto: Mario Rodriguez).
Trekking por El Chaltén, Santa Cruz, Argentina

Los espacios abiertos y lugares poco poblados, facilitarán el distanciamiento social y harán, en la nueva normalidad, del senderismo una actividad muy recomendada. Mientras nos quedamos en casa, te mostramos solo cinco de las tantas opciones que ofrece nuestro país.

Trekking a Laguna Torre. El Chaltén. Santa Cruz

Distancia: 19 kilómetros (ida y vuelta).

Tiempo: 7 a 8 horas.

Dificultad: baja.

Desde El Chaltén, se recorre el valle del río Fitz Roy y el curso de este río hasta su naciente. A pocos minutos, el primer mirador ofrece una vista panorámica del Cerro Solo, el cordón Adela, el Cerro Torre y el Monte Fitz Roy, además de la cascada Margarita del otro lado del río.

A mitad de la caminata, un segundo mirador natural ofrece panorámicas del cordón Adela, el Cerro Torre y las agujas que lo rodean. Luego, el camino atraviesa el campamento base DeAgostini y sube hacia la cresta de la morena frontal. Desde allí es posible bajar hasta la laguna que en su orilla suele tener témpanos que se desprenden del glaciar grande, otra opción es continuar por la misma cresta otros 2 Kilómetros hasta el mirador Maestri.

(Foto: Leonard Zhukovsky/ 123RF).

Trekking en Cuesta del Obispo. Salta

Distancia: 17 kilómetros (ida y vuelta).

Tiempo: 4 a 6 horas.

Dificultad: media/ alta.

En el paraje de El Maray, ubicado a 75 km de Salta, en la Quebrada de Escoipe, entre cardones, algarrobos y un paisaje de rocas rojas se inicia el ascenso. Los senderos que recorren parte del Parque Nacional Los Cardones e incluyen cuevas naturales entre las enormes rocas y pinturas rupestres, de a poco llevan a la cima del Cerro Torreón a más de 3100 metros. Desde ese imponente mirador natural se aprecia la Cuesta del Obispo y las montañas que rodean el lugar, siempre con la presencia de los cóndores que desde le cielo acompañan durante todo el recorrido. Recomendado para personas con buen estado físico y destreza para caminar por los senderos pedregosos de montaña.

(Foto: Anibal Trejo/ 123RF).

Trekking al cerro Ventana. Buenos Aires

Distancia: 19 kilómetros (ida y vuelta).

Tiempo: 5 a 6 horas.

Dificultad: media/ alta.

La entrada del Parque Provincial Ernesto Tornquist marca el comienzo de este recorrido que debe hacerse con el acompañamiento de guías habilitados. Luego de un pequeño bosque de pinos comienza el ascenso con alguna dificultad hasta llegar a una planicie que, además de ofrecer un respiro, permite observar algunos animales como zorros, guanacos y, con algo de suerte, algún puma. Sigue una subida lenta y luego, la parte más difícil, una esforzada trepada hasta una de las cumbres del cerro desde donde se pueden observarse el cerro Tres Picos, el más alto de la provincia de Buenos Aires, y varios arroyos. Un esfuerzo final, por el filo y cuesta arriba se llega al Hueco de la Ventana, a 1134 metros sobre el nivel del mar. Desde esta insólita creación natural, que le da el nombre al sistema serrano, se aprecia un imponente panorama.

(Foto: Leandro Kibisz/ Flickr).

Trekking a la cara sur del volcán Lanín. Neuquén

Distancia: 12 kilómetros (ida y vuelta).

Tiempo: 6 a 7 horas.

Dificultad: media/ alta.

En el Puerto Canoa a orillas del lago Huechulafquen, en el Parque Nacional Lanín, comienza la caminata por una pampa con vegetación baja, luego se cruza un puente para ingresar a un bosque de coihues y ñires y varias vertientes, mientras el arroyo Ruca Leufú, que corre encajonado, se hace escuchar. Comienza el ascenso, bordeando el arroyo, por un suelo más pedregoso y con la presencia de primeras araucarias o pehuenes. Sobre los 2000 metros sobre el nivel del mar se atraviesa un pequeño bosque de lengas hacia las praderas de altura que dejan ver claramente la ladera del volcán. Después de cruzar el último arroyo se llega al final de la senda en donde el paisaje se torna más árido y pedregoso y en donde se puede apreciar el glaciar que desciende de la cara sur del volcán Lanín, la cumbre más alta del parque y un símbolo de la provincia de Neuquén.

(Foto: John Marx/ 123RF).

Trekking al Cerro Uritorco. Córdoba

Distancia: 12 kilómetros (ida y vuelta)

Tiempo: 7 horas

Dificultad: media

El mítico Cerro Uritorco con 1.980 metros es el más alto de las Sierras Chicas en la provincia de Córdoba. Los fenómenos que se le atribuyen, sus historias y leyendas representan un atractivo turístico extra. A 3 kilómetros de Capilla del Monte se encuentra el acceso al cerro cuyo trayecto transcurre en ascenso por un sendero empinado e irregular, rodeado de vegetación autóctona como talas y quebrachos, y a medida que se gana altura, ofrece cinco postas de descanso: Del Caminante, a 1.137 msnm, Del Silencio a 1.216 msnm, Hondonada del Buey a 1.417 msnm, La Quebrada del Viento a 1.450 msnm y el 5° es El Valle de los Espíritus ubicado a 1.570 msnm y un refugio para 20 personas para aquellos turistas que deseen pernoctar en el Cerro. Desde su cumbre se puede observar una panorámica del Valle de Punilla y las Sierras Chicas,  a Capilla del Monte, el dique El Cajón y, cuando el clima lo permite, las Salinas Grandes de Córdoba.

(Foto: Randal Sheppard/ Flickr).

¿Te gustan los animales? Te mostramos algunos de los lugares en donde se pueden observar muchas de las especies típicas de nuestro país que, junto a entornos soñados, configuran una excelente opción para viajar por Argentina, en familia.

Esteras del Iberá. Corrientes

La localidad de Carlos Pellegrini, a casi 120 kilómetros de Mercedes en la provincia de Corrientes, con sus numerosos circuitos y pasarelas elevadas sobre la laguna Iberá y una maraña de plantas semisumergidas, garantiza el avistaje a corta distancia de carpinchos, ciervos de los pantanos, yacarés negros y overos y gran cantidad de aves que habitan en el interior o en las márgenes de los esteros: ipacaá, chajá, pato real, garza bruja, garza mora, garza blanca, cigüeña americana, jabirú, hocó colorado, jacana, y muchas más hasta completar las 350 especies que habitan en la zona.

Muy cerca, en una porción de selva se trazó el Sendero Carayá, desde donde se escuchan los potentes aullidos del macho dominante de la familia de monos aulladores. Los esteros son, sin dudas, uno de los mejores lugares para ver fauna en Argentina.

MÁS INFO. Esteros del Iberá, naturaleza a flote.

Península Valdés. Chubut

Ubicada en la Patagonia Argentina, la península Valdés, es uno de los mejores lugares del mundo para ver fauna marina. Si bien muchas especies no permanecen todo el año en la zona, diciembre es el mes que concentra mayor variedad de animales. Las ballenas francas australes son la atracción principal de la zona y pueden verse, de junio a diciembre, desde la costa de la playa El Doradillo, a 13 kilómetros de Puerto Madryn o, se puede hacer el avistaje en barco, en este caso las excursiones salen desde Puerto Pirámides, a 95 kilómetros de Puerto Madryn. Las orcas dicen presente entre marzo y abril en Punta Norte adonde se acercan para alimentarse de las crías de lobos y elefantes marinos. Estos últimos pueden verse en grandes cantidades durante todo el año, y en Madryn, se puede bucear con lobos marinos.

OTROS DATOS. Esquel, el destino argentino más hospitalario.

Desde septiembre hasta abril, en Punta Tombo o en la Estancia San Lorenzo, se pueden recorrer las pingüineras que concentran entre 400 y 600.000 pingüinos de Magallanes.

Fuera del agua existen infinidad de especies de aves, como el cormorán imperial, el petrel gigante, la gaviota cocinera, choiques, ostreros, playeros y muchas más. También es muy común cruzarse con guanacos, maras, zorros, etc.

Parque Nacional Iguazú. Misiones

Mientras se recorren los senderos camino a alguno de los 275 saltos de agua, es común encontrar grupos de coatíes que caminan por las barandas de las pasarelas, también es fácil toparse con los monos caí (o capuchino) que se mueven “en banda”. Entre las aves, de las 450 especies que existen en la zona, los vencejos, símbolo del Parque Nacional Iguazú, son los más observados, se trata de los pájaros que atraviesan volando las columnas de agua de las cataratas, para posarse sobre la pared rocosa del interior. El tucán grande, una de las cinco especies de tucanes del parque, también es fácil de distinguir entre los árboles por su colorido pico, además de las urracas, los jotes, los loros, garzas, patos, etc.

MÁS DATOS. Cataratas: Una aventura inolvidable.

Se pueden observar una gran variedad de mariposas de todo tipo y color y, en las aguas del río, se pueden ver tortugas y yacarés.

En el parque también existen más de 80 especies de mamíferos y, a muchos de ellos es muy difícil verlos, se trata de animales protegidos por estar en peligro de extinción como el yaguareté, el tapir, el ocelote, el oso hormiguero, la yacutinga (bellísima pava de monte), entre otros.

Ushuaia. Tierra del Fuego

La ciudad más austral del mundo y sus alrededores cuenta con una gran cantidad de especies animales que se pueden observar, aún en invierno. Para ver especies marinas nada mejor que la navegación por el Canal Beagle, el reconocido paseo en catamarán tiene paradas frente a la Isla de los Lobos en donde viven los lobos marinos de uno y de dos pelos. El recorrido continúa hasta la Isla de los Pájaros en donde se pueden avistar, entre otros, al petrel plateado, el cormorán imperial, el albatros de ceja negra, la gaviota cocinera, la paloma antártica e incluso, los cóndores. También, según la época del año, es posible ver pingüinos reales y magallánicos.

MÁS INFO. Ushuaia en verano.

El Parque Nacional también es hábitat de numerosa avifauna como el cauquén marino, símbolo del parque, el quetro o pato vapor austral, el ostrero y el macá grande. En los bosques patagónicos, las principales aves son: la cotorra austral o cachaña, el carpintero gigante, el rayadito y el zorzal patagónico. Entre los mamíferos podemos encontrar al guanaco, el huillín o lobito de río, el zorro colorado fueguino, exclusivo de la isla, y algunas de las especies introducidas como el conejo europeo y el castor canadiense, este último produce un gran impacto ambiental ya que tala los árboles para construir sus diques, que, a su vez provocan inundaciones que causan la muerte de muchos árboles debido al anegamiento.

Mar de Ansenuza. Córdoba

La laguna Mar Chiquita o Mar de Ansenuza alberga la mayor biodiversidad de aves en toda la provincia de Córdoba, el 66% de las especies migratorias y playeras registradas para Argentina y concentra casi el 36% de la avifauna del total del país (380 especies de aves registradas). Estos números, convierten al lugar en uno de los sitios más importantes para el avistaje se las aves del país.

En la zona se encuentran las tres especies de flamencos que hay en Sudamérica: el austral, el más abundante y que habita la laguna durante todo el año, el andino o parina grande y la parina chica o flamenco de James, ambas visitantes de invierno.

CONOCÉ MÁS. La leyenda de Ansenuza (o Mar Chiquita).

Entre los mamíferos que se pueden encontrar en la zona se encuentra el coipo (llamada comúnmente nutria en la zona), carpincho, comadreja colorada, corzuela parda, pecarí de collar, gato yaguarundí y zorro gris. Existe presencia de especies en riesgo de extinción, muy difíciles de ver como la tortuga terrestre, el lobito de río y el aguará guazú.

Algunos de las principales superficies lacustres de Argentina se encuentran íntegramente en su superficie, mientras que otros las comparte con Chile. Estos son los espejos de agua más grandes de nuestro país.

Laguna Mar Chiquita. Córdoba

Ubicada en el noroeste de la provincia de Córdoba, la laguna Mar Chiquita o Mar de Ansenuza, es una laguna endorreica de alta salinidad. Debido a su superficie que puede rondar los 6000 kilómetros cuadrados, es la mayor superficie lacustre de Argentina y el cuarto más grande de Sudamérica. Sus principales aportantes fluviales son el río Dulce, el Suquía y el Xanaes. Por su gran cantidad de especies de aves y por albergar una de las colonias de flamencos rosados más importantes del mundo, el lugar es un paraíso para el avistaje y los safaris fotográficos.

Lago Argentino. Santa Cruz

Ubicado muy cerca de la ciudad de El calafate, al suroeste de la provincia de Santa Cruz, es el lago más grande de Argentina con una superficie de 1466 kilómetros cuadrados. Si bien la profundidad media de 150 metros, en algunos sectores llega a los 500 metros lo que lo ubica entre los veinte lagos más profundos del mundo. Consta de un cuerpo principal y dos largos brazos ubicados dentro del parque nacional los Glaciares en donde se encuentran, entre otros, el glaciar Perito Moreno y el glaciar Upsala.

(Foto: Mario Rodriguez).

Lago Viedma. Santa Cruz

Este gran lago patagónico, ubicado también en la provincia de Santa Cruz, ocupa 1088 kilómetros cuadrados y se trata del más largo –de los formados por glaciares- de Argentina, con aproximadamente 80 kilómetros de longitud y unos 15 kilómetros de ancho. No cuenta con afluentes importantes por lo que su mayor aporte lo recibe del glaciar Viedma que, ubicado en el extremo oeste del lago, es el más grande del país con cinco kilómetros de ancho. El Río Leona une las aguas del lago Viedma con las del Lago Argentino.

(Foto: Linda de Volder/ Flickr).

Lago Buenos Aires. Santa Cruz

Formado luego del deshielo de un glaciar y rodeado por la cordillera de los Andes, este lago es compartido entre Argentina y Chile, en nuestro país, en la provincia de Santa Cruz, recibe el nombre de Buenos Aires y lago General Carrera en Chile. De sus 1850 kilómetros cuadrados de superficie total, 880 se encuentran del lado argentino. Con 590 metros de profundidad, se ubica en el puesto once de los más profundos del mundo.

(Foto: Mariano Mantel/ Flickr).

Lago San Martín. Santa Cruz

Otro de los lagos patagónicos que comparten Argentina y Chile, en este caso, cada país le dio el nombre de sus respectivos libertadores: San Martín del lado argentino y O’Higgins del Chileno. Posee una superficie total de 1013 kilómetros cuadrados de los cuales 459 pertenecen a la provincia argentina de Santa Cruz. Con más de ocho brazos, es uno de los lagos más irregulares y de mayor tamaño de la Patagonia. Alimentado por los deshielos de los glaciares del Campo de Hielo Patagónico Sur desagua en el océano Pacífico a través del río Pascua.

(Foto: Tierras Patagónicas/ Flickr).

Lago Nahuel Huapi. Neuquén y Río Negro

Este lago patagónico de origen glaciar, ubicado en el parque nacional homónimo, divide su superficie de 557 kilómetros cuadrados entre las provincias argentinas de Neuquén (80 %) y de Río Negro (20 %). Se conecta con otros lagos más pequeños, como el Gutiérrez, el Moreno, el Espejo y el Correntoso. Alimentado por los deshielos, constituye la naciente del río Limay. Posee varias islas pero la isla Victoria, de 31 kilómetros cuadrados, es la más grande y conocida por su intensa actividad turística. San Carlos de Bariloche y Villa La Angostura son dos de las ciudades ribereñas que reciben a miles de turistas nacionales e internacionales.

(Foto: Mario Rodriguez).

Lago Fagnano. Tierra del Fuego

De los 590 kilómetros cuadrados de este lago compartido con Chile, el 93 por ciento se encuentra del lado argentino en la isla de Tierra del Fuego. Los selk’anm, pueblo originario de la zona, le llamaban Khami, que significa “Agua Grande”. Es un espejo extendido longitudinalmente con un largo aproximado de 104 kilómetros (de los cuales 13,5 kilómetros se encuentran en territorio chileno) y su profundidad máxima supera los 200 metros. Se encuentra a unos 100 kilómetros de Ushuaia, siendo la localidad de Tolhuin, el asentamiento más importante en las proximidades del lago.

(Foto: Matyas Rehak/ 123RF).

Lago Cardiel. Santa Cruz

Ubicado en la meseta patagónica, al pie del Cerro Bayo y a 70 kilómetros de Gobernador Gregores en Santa Cruz, este lago, de 480 kilómetros cuadrados, es famoso entre los pescadores por su riqueza ictícola, encontrando en el lugar especies de salmónidos como la trucha arcoiris, fontinalis y salmón encerrado. En sus alrededores casi no hay vegetación, debido al clima frío y la escasez de lluvias, el paisaje se caracteriza por los suelos desnudos o cubiertos de vegetaciones baja arbustiva. Su nombre es un homenaje al Padre Jesuita José Cardiel, quien realizó la misión salesiana patagónica en 1746.

(Foto: Mariano Srur/ Flickr).

Desde la página web de Turismo de la Nación han publicado algunas imágenes características de nuestro país para usarlas como fondo de las plataformas webs.

La “nueva normalidad” está más cerca y varias provincias argentinas ya habilitaron el turismo interno y otras se preparan para hacerlo pensando en el próximo fin de semana largo de julio y, fundamentalmente, en las vacaciones de invierno.

Mendoza

Desde el 13 de junio los mendocinos pueden desplazarse con fines turísticos por su provincia. En esa primera instancia se aprobó la apertura de: gastronomía, alojamientos turísticos, agencias de viaje y transporte turístico y bodegas con apertura turística. De manera progresiva se irán habilitando los diferentes rubros.  Se podrá hacer turismo interno solo con constancia de reserva previa -que sirve como permiso de circulación-, y además cumpliendo un estricto protocolo. Solo San Rafael no está incluido dentro de la flexibilización por expreso pedido de su Intendente.

San Luis

El gobierno de San Luis anunció que se prepara la habilitación del turismo interno en la provincia para las vacaciones de invierno, al respecto, el coordinador de la Secretaría de Turismo, Luis Macagno, indicó que el 8 de julio sería la fecha tentativa para la apertura del turismo interno, “siempre y cuando las cosas sigan bien”.

La localidad de Potrero de los Funes habilitó el funcionamiento de los hospedajes y está en condiciones de recibir turistas locales a partir del próximo miércoles.

Los restaurantes, los hoteles y las cabañas cuentan con los protocolos sanitarios aprobados por el Gobierno de San Luis mientras que las actividades ligadas al turismo activo como las excursiones y paseos lacustres, el senderismo, el cicloturismo, las cabalgatas y las visitas guiadas tendrán que esperar la aprobación de los protocolos.

(Foto: Chris Ford/ Flickr).

Salta

Salta habilitó el turismo interno a partir del 12 de junio mediante el plan “Descubrí tu provincia. Viajá por Salta”. Así, los salteños pueden desplazarse por su provincia todos los días y para ello deberán contar con una reserva previa en un servicio habilitado, tanto gastronómico como hotelero, que además sirve como permiso de circulación. Como el transporte público de pasajeros no puede utilizarse para el turismo, los paseos deberán hacerse en vehículo particular o alquilado o en combis contratadas en agencias de viaje.

(Foto: Jonathan Hood/ Flickr).

San Juan

A partir del 1 de julio los sanjuaninos pueden recorrer su provincia para realizar turismo interno. Para viajar, previamente deben obtener un permiso y, con esa habilitación, visitar cualquier departamento para “turistear” y hospedarse en hoteles, cabañas y otros tipos de alojamientos, los campings, aún no están habilitados.

El secretario de Estado de Seguridad y Orden Público, Carlos Munisaga, explicó que “el buen estatus sanitario nos permite poder realizar este tipo de actividades pero siempre respetando el distanciamiento social, el uso del cubreboca y el lavado de manos”, al tiempo que consideró “imprescindible que cuenten no solo el permiso de viaje si no también con los documentos vigentes del vehículo”.

(Foto: Mario Rodriguez).

Tierra del Fuego

La provincia patagónica reabrió al turismo interno el pasado 27 de junio, para tal fin se habilitaron los servicios de hotelería y transporte y las actividades recreativas como el trekking y el senderismo. También se abrieron los centros invernales del valle en donde los fueguinos además de practicar esquí de fondo, pueden usar raquetas, motos de nieve y trineos.

Dante Querciali, presidente de INFUETUR, en charla con el magazine de turismo Mensajero aclaró que, si bien el movimiento es mínimo y no impacta fuertemente en la economía “es una manera de ponerse en marcha, empezar a probar los protocolos, y que la gente se empiece a acostumbrar a la forma de trabajar para esta nueva normalidad”. El funcionario adelantó que la reapertura del Cerro Castor podría llegar a fines de agosto.

(Foto: Mario Rodriguez).

Catamarca

Esta provincia es la única de Argentina que nunca tuvo casos positivos de Covid-19 por lo que ya habilitó el transporte interurbano y el Ministerio de Cultura y Turismo lanzó el programa “Catamarqueños conociendo Catamarca” para promocionar el turismo interno, proponiendo a los catamarqueños que circulen por la provincia en pequeños grupos y prefiriendo los destinos que privilegien la naturaleza.

(Foto: Marcelo Aguilar).

Navegar por el lago argentino en un crucero de lujo es una de las mejores formas de conocer estos interminables reinos de hielo.

A treinta minutos de El Calafate se encuentra el puerto La Soledad, en donde, temprano por la mañana, abordamos el catamarán María Turquesa, de la empresa Marpatag, para recorrer el lago Argentino y navegar entre algunos de los glaciares que habitan en el Parque Nacional los Glaciares.

Con 1.560 kilómetros cuadrados, el lago Argentino es el más grande de Argentina, se compone de un cuerpo principal que luego se divide en distintos brazos. Para llegar hasta los primeros glaciares del recorrido navegamos por el brazo Norte hasta el canal Spegazzini. Los pequeños Seco y Heim se encuentran en la cima de las montañas entre el espeso bosque patagónico y por ser glaciares que no llegan hasta las aguas del lago se los denomina colgantes. Luego de navegar dos horas llegamos al glaciar Spegazzini, esta mole de roca y hielo con sus 135 metros de altura es el más alto del parque.

En Argentina. El cono de Arita: un lugar por explorar.

En Puesto de las Vacas vivió un “gaucho” finlandés que se encargaba de capturar vacas salvajes. (Foto: Mario Rodriguez).

En el Puesto de las Vacas desembarcamos y después de un corto trekking llegamos un viejo refugio con paredes de troncos y techos de chapa en donde vivió, entre 1990 y 1996, Harry Hilden, un finlandés contratado para capturar a las vacas que pertenecieron a las antiguas estancias de la zona, luego expropiadas para la creación del parque nacional, los animales aún hoy vagan en estado salvaje totalmente adaptadas al clima del lugar.

El viaje sigue hacia el Upsala, a pesar de estar en constante retroceso y adelgazamiento debido probablemente al cambio climático, es el tercer glaciar más largo de América del Sur (después del chileno Pío XI y el binacional Viedma), su inestabilidad causa el desprendimiento de grandes témpanos que flotan en el lago esculpidos por el agua y el viento. Durante el 2009 se observaron bloques de hasta 1.500 metros de largo constituyendo verdaderas islas de hielo. Solo el lunch box con sándwich de cordero, papas al horno bebida y postre; hacen abandonar la cubierta de la embarcación y por unos minutos disfrutar de una buena comida a bordo para reponer fuerzas porque todavía queda mucho recorrido.

En la provincia. Un paseo por el Valle de Calamuchita.

Después del almuerzo, un clásico de estos viajes nos invita nuevamente al exterior, allí, algunos miembros de la tripulación atrapan trozos de hielo para compartir con los pasajeros. Los pequeños iceberg serán los protagonistas de divertidas selfies e incluso harán las veces de una helada golosina.    

Por último, navegamos a través del Canal de los Témpanos hasta pasar frente a la pared norte del Perito Moreno y recorrerla en toda su extensión. Se produce un momento de silenciosa contemplación entre los viajeros, solo roto por el estruendo de algún desprendimiento al chocar con las heladas aguas.

Al contrario que casi todos los glaciares del mundo, el Moreno en vez de retroceder, avanza, y al hacerlo toca la costa opuesta y forma un dique. Con el correr de los meses, debido a la presión, el agua comienza a filtrarse y socava la base hasta crear un túnel que al romperse provoca la caída de inmensos bloques de hielo que constituye unos de los mayores espectáculos naturales del mundo.

Para disfrutar en cuarentena. En vivo: la naturaleza en su mayor esplendor.

La travesía por el lago Argentino entre témpanos, glaciares y nieves eternas termina a las 17 horas en el Puerto Soledad y completa más de ocho horas de navegación recorriendo uno de los entornos más bellos de nuestro país.

El misterio de un cono perfectamente creado ¿por el hombre o la naturaleza?

En nuestro país tanto el norte como el sur son dueños de grandes paisajes que enamoran a sus visitantes. En la provincia de Salta, más precisamente entre el Caipe y Tolar Grande se ubica el Salar de Arizaro, el tercero más grande del continente americano.

Este imponente destino, que por kilómetros y kilómetros lo único que deja ver es un paisaje marrón, logra dejar hipnotizados a los turistas. Tiene un total de 1600 kilómetros cuadrados y se encuentra a unos 3.000 metros de altitud. Su nombre en la lengua kunza significa nido del cóndor.

Dentro de la planicie, aparece el Cono de Arita, robándose todas las miradas. Pero… ¿Qué es exactamente este cono? Durante mucho tiempo se tuvo la gran incertidumbre si pertenecía a una forma creada por el hombre o era propio de la naturaleza. Después de varios estudios se llegó a la conclusión que es una geoforma que se eleva en el sur del salar en forma de una pirámide de origen volcánico que se eleva a unos 200 metros sobre el Salar.

Varios de estos estudios geológicos han demostrado que el famoso Cono de Arita, que en lengua aymara significa “fuerte”, no es más que un volcán que nunca juntó la fuerza para poder estallar. Con esta hipótesis muy fuertemente arraigada también se dice que lo que rodea es sal negra atraída hasta allí por el magma que se encontraba debajo de la superficie.

Hoy, en Tolar Grande, la ciudad que se encuentra a unos 86 kilómetros, se realizan varios festejos relacionados a la Pachamama, la madre tierra. Según evidencia que se ha encontrado en el cono, se cree que fue centro de ceremonias de quienes habitaron ese lugar antes de la llegada de los Incas.

Su forma es extremadamente perfecta, tan es así que es considerado el “cono más perfecto del mundo”. Si se quiere visitar este lugar se puede contratar una visita guiada o ir directamente siguiendo las coordenadas del mapa.

Es muy importante que, a la hora de aventurarse, recordar llevar alimentos y bebidas. Se recomienda usar ropa cómoda y zapatillas. ¡Importante! Ya que el espacio no cuenta con cestos de basura, los residuos deben guardarse en una bolsa para echar a la vuelta.

Maravillas Argentina

El Cono de Arita fue junto Salar de Pocitos representantes de la ciudad de Salta en la popular elección de las Maravillas Naturales Argentinas. Lamentablemente, ninguno logró quedar como una maravilla oficial, pero ambos consiguieron un puesto en la final, compitiendo con otros 26 atractivos del país.

En Argentina.tur.ar se puede disfrutar de distintos puntos turísticos del país a través de videos 3D en 360°.

Para este tiempo donde la opción es quedarse en casa y cuidarse, varios destinos nacionales y emprendedores presentaron distintas propuestas para aprovechar la cuarentena.

Argentina.tur.ar es el portal en donde encontrarás excursiones en 360° en muchas de las ciudades íconos del turismo, los parques nacionales y los patrimonios de la humanidad que se encuentran en nuestro país.

Solo necesitas algún dispositivo electrónico con pantalla y wifi. No hace falta descargar el material.

¿Qué podés encontrar?

Corrientes

Los Esteros del Iberá, ícono en nuestro país, son la atracción principal de esta provincia. El video de dos minutos ofrece un paseo en lancha por los esteros observando la flora y fauna característica del lugar.

Un lugar que hay que conocer sí o sí. (Foto: Mario Rodriguez).

Chaco

Este video de poco más de un minuto y medio presenta a la ciudad de Resistencia. A través de la música y el baile conoceremos este destino que, poco a poco, va tomando fuerza en el turismo.

San Luis

Durante casi dos minutos, las Sierra de las Quijadas se muestran imponente frente al lente de la cámara.

La Pampa

El Parque Nacional Lihuel Calel es la atracción principal atracción de este video. Lugar donde la flora y la fauna se unen perfectamente.

Jujuy

Las salinas grandes, el segundo salar más grande de Sudamérica, son las protagonistas de este video. Por aire y por tierra conoceremos este lugar que forma parte de las maravillas argentinas.

Misiones

Como no podía ser de otra manera, las Cataratas del Iguazú son la atracción principal de este video de un minuto cuarenta y tres segundos. El recorrido en tren por las diferentes estaciones, las caminatas por los puentes y senderos, la garganta del diablo y hasta el arcoíris sobre los torrentes de agua nos trasladan imaginariamente hasta allí.

El sonido del agua te traslada. (Foto: Lucero Rodriguez).

Córdoba

Este video, en un minuto treinta y seis segundos, dedicados a nuestra ciudad nos muestra el puente y el parque del Bicentenario, el Faro, el Parque de las Tejas, el Mercado de las Pulgas y el paseo del Buen Pastor.

Mendoza

En las Heras, el Parque Provincial Aconcagua es el protagonista. Durante un minuto y quince segundos se puede explorar la belleza de este lugar y, a través de la pantalla, sentir el viento en la cara y los sonidos que envuelven.

La Rioja

El parque Nacional Talampaya, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, se presenta en los dos minutos y ocho segundos. Desde la llegada al parque hasta los distintos senderos, sobre el lecho de un río seco, que nos introducen en estos prehistóricos paisajes.

El Talampaya, Patrimonio de la Humanidad. (Foto: Mario Rodriguez).

Río Negro

En el minuto cincuenta que dura este video, nos muestra a la ciudad de Bariloche. Un paseo en bici y el ascenso al cerro Otto son las actividades principales, siempre rodeado de un paisaje majestuoso.

Ciudad de Buenos Aires

Al llegar el turno de la capital de nuestro país, la famosa Avenida 9 de Julio es la protagonista. El obelisco, un paseo en colectivo, un buen tango y la ciudad de noche son algunas de las imágenes que nos regala este video de casi dos minutos.

Entre Ríos

Montados a caballo este video nos introduce en el Parque Nacional El Palmar. En un minuto treinta y cinco, conoceremos diferentes puntos del lugar popularmente famoso por sus coloridos atardeceres.

El Palmar, uno de los más lindos e imponentes. (Foto: Anibal Trejo/ 123RF).

Chubut

La ciudad de Puerto Madryn es la elegida para mostrar la costa de esta provincia. Después de navegar, el snorkel interactuando con los lobos marino es una experiencia muy especial.

Catamarca

Las lagunas de Antofagasta son las protagonistas de la pantalla. La inmensidad y la tranquilidad del lugar quedan plasmadas en imágenes durante un minuto, treinta y ocho segundos.

1 2
We are using cookies to give you the best experience. You can find out more about which cookies we are using or switch them off in privacy settings.
AcceptPrivacy Settings

GDPR