Category

Aventura

El Parque Nacional de Thingvellir, en Islandia, declarado Patrimonio Natural por la Unesco tiene entre sus atractivos principales a la fisura de Silfra. Allí, las aguas del glaciar Langjökull se filtran entre la red de cuevas y fisuras, y con 80 metros de visibilidad debajo del agua, es uno de los mejores lugares del mundo para realizar snorkel y buceo pero, en realidad lo que hacen único a este lugar es que se puede de nadar literalmente entre dos continentes.

Generalmente el choque de dos placas tectónicas provoca que una de ellas se hunda debajo de la otra pero, en este lugar, las placas Norteamérica y Eurasia se están separando y en el espacio entre ellas se creó esta fisura. El fenómeno, en tiempos geológicos, es reciente ya que a pesar de que los terrenos se distancien en direcciones opuestas a un ritmo aproximado de dos centímetros por año, todavía es posible, en algunos sectores, tocar con las manos la pared de los dos continentes a la vez.

El recorrido del cañón comienza en el Hall de Silfra, la sección más ancha de la grieta, luego de nadar unos doscientos metros esquivando las rocas que han caído en la grieta y han quedado atascadas, se llega a la Catedral de Silfra, con una profundidad de unos 20 metros por unos cien metros de largo es considerada la mejor parte. Al final de la Catedral hay una pendiente de arena de poca profundidad desde donde la corriente conduce al buceador directamente al lago Thingvallvatn.

Fuente: hipertextual.com

Al encuentro entre dos o más cursos de agua se le llama confluencia y, muchas veces, las corrientes que se juntan son tan diferentes entre sí, por temperatura, velocidad, sedimentos u otras circunstancias, que no se mezclan fácilmente y crean llamativos paisajes que parecen irreales. Te mostramos algunas de las tantas confluencias que nos ofrece la naturaleza.

Río Negro y río Solimões. Brasil

Las diferencias de temperatura, velocidad y densidad del agua hacen que estos ríos no se mezclan durante varios kilómetros y generan este fenómeno, unas de las principales atracciones turísticas de la ciudad de Manaus, el río Negro, de aguas oscuras, corre a 2 kilómetros por hora y una temperatura de 28°C, mientras que las pardas aguas del Solimões circulan entre 4 a 6 kilómetros por hora a una temperatura de 22°C.

Río Ródano y río Arve. Suiza

El río Arve nace en el valle de Chamonix en Francia, a los pies del macizo Mont-Blanc. Recibe las aguas de los glaciares cargadas de sedimentos, que le dan su particular color lechoso, ingresa al territorio suizo y después de recorrer siete kilómetros, en el llamado “Point de la Jonction”, se junta con el Ródano, uno de los ríos más importantes de Europa que nace en los Alpes Suizos y tiene una longitud de 820 kilómetros.

(Foto: prosiaczeq/ 123RF).

Río Fraser y río Thompson. Canadá

El río Fraser nace en las Montañas Rocosas canadienses y sus aguas barrosas, después de recorrer más de 1370 kilómetros, desembocan en el océano Pacífico. El río Thompson, su principal aportante, después de recorrer caudalosamente por el área centro-sur de la Columbia Británica suma sus aguas rápidas y profundas a la altura de la pequeña localidad de Lytton.

(Foto: Flickr).

Río Rin y río Mosela. Alemania

Las limpias aguas del Mosela fluyen entre los viñedos hasta desembocar en el inmenso Rin, el río más importante de Alemania, cuyas turbias aguas transportan una gran cantidad de sedimentos. La unión de los ríos se produce en Coblenza (Koblenz en alemán, que significa confluencias de ríos) justo en donde se levanta una gran estatua del emperador Guillermo I, Guillermo el Grande.

(Foto: Iwona Rogowski/ 123RF).

Río Alaknanda y río Bhagirathi. India

El agua transportada por estos ríos proviene de los glaciares del Himalaya occidental en la India y la presencia de partículas minerales les otorga una tonalidad azul turquesa. El Alaknanda proviene del glaciar Satopanth y cerca de la pequeña localidad de Devprayag, se une con el Bhagirathi, la fuente principal del Ganges que nace en el glaciar Gangotri. Luego de esta confluencia pasa a llamarse Ganges, el río más importante de la India.

(Foto: Oleg Doroshenko/ 123RF).

Río Paraná y río Iguazú. Argentina, Brasil y Paraguay

El Iguazú se origina en el cordón montañoso brasileño llamado Serra do Mar, en el estado de Paraná y, luego de un recorrer 1300 kilómetros, desemboca en el río Paraná que también nace en Brasil, de la unión del río Grande y el río Paranaíba. En la confluencia de estos ríos, cerca de las famosas cataratas, se encuentra la Triple Frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay. En la zona se encuentran las ciudades de Puerto Iguazú, Argentina; Foz do Iguazú, Brasil y Presidente Franco, Paraguay.

(Foto: Dmitry Malov/ 123RF).

Si no te gusta el invierno, odias el frío y te encanta morir de calor en verano, te invitamos a conocer y levantar la temperatura en estos verdaderos “hornos”, los lugares más calientes de la tierra.

Desierto de Lut. Irán

En este lugar, ubicado en el sureste del país, en 2005 se registraron 70,7 grados centígrados, la temperatura más alta conocida del planeta. El doctor Amir AghaKouchak, profesor de la Universidad de California fue uno de los científicos que visitó este desierto y le dijo a la BBC: “no hay plantas, sin embargo, hemos observado una diversa vida animal como insectos, reptiles y hasta zorros del desierto”, y agregó: “una tierra sumamente caliente y mucho viento, es lo que provoca el calor. Es casi como tener un secador de pelo encendido todo el tiempo”, explica el científico”.

Badlands de Australia

Las áridas tierras del interior de Australia, conocidas por sus temperaturas abrasadoras durante los períodos de sequía, en 2003 las fluctuaciones térmicas provocadas por “El Niño” elevaron el termómetro hasta los 69,3 grados. Algo lógico, según los científicos, ya que Australia es el continente más seco y el más desierto de la tierra. Como su nombre lo sugiere, la zona de Badlands no es apta para vivir.

(Foto: Marco Brivio/ 123RF).

Montañas de Gaochang. China

También conocidas como las Flaming Mountains (montañas ardientes), forman parte de la cordillera Tian Shan en la provincia china de Xinjiang en el borde del desierto Taklamakan. Este lugar, conformado por estériles cerros erosionados de arena y piedra rojiza, es conocido como el punto más caliente del país y en 2008 se registró la temperatura más elevada: 66,8 grados. Junto a la montaña se expone uno de los mayores termómetros del país mostrando la temperatura actual.

(Foto: Zqmai/ 123RF).

Al Aziziya. Libia

Ubicada a unos 44 km al suroeste de lqa capital del país, Trípoli, en Al Aziziya el 13 de septiembre de 1922 se registró una temperatura de 57,8 grados y durante más de 90 años llevó el título del lugar más caliente de la tierra. Sin embargo, en 2012, un grupo de meteorólogos descubrió que tal medición era inexacta y fue despojado del primer lugar. De todos modos, cada verano, en la ciudad las temperaturas llegan a la nada despreciable cifra de más de 48 grados.

(Foto: Tienko Dima/ Unsplush).

Valle de la Muerte. Estados Unidos

Este Parque Nacional del sureste de California, en el desierto de Mojave, es el lugar más bajo (86 metros por debajo del nivel del mar), seco y caluroso del país y en 1913 consiguió el récord de temperatura más alta de la historia: 56,7 grados, aunque durante las noches el mercurio caiga por debajo de los cero grados. Sin embargo, el clima extremo no detiene al casi millón de personas que visitan cada año en busca de los paisajes desérticos, los bosques frondosos y los abruptos acantilados del lugar.

(Foto: Meric-dagli/ Unsplush).

Kebili. Túnez

Kebili es una ciudad ubicada en el suroeste de Túnez rodeada por oasis y considerada como una de las puertas de entrada al Sahara. En esta zona del continente, habitada desde tiempos remotos (hay evidencias de presencia humana desde hace aproximadamente 200.000 años), las personas han soportado las temperaturas abrasadoras en donde la media en el verano supera los 55 grados.

(Foto: Goran Jakuš/ 123RF).

Wadi Halfa. Sudán

Esta sofocante ciudad, en donde prácticamente no llueve durante el año, se ubica a orillas del lago Nubia (la parte sudanesa del lago Nasser) en el norte de Sudán. Rodeada por las dunas del desierto de Nubia, el extremo oriental del desierto del Sahara, y tiene una población de alrededor de 15,000. En abril de 1967 se registró la temperatura más alta de su historia: 53 grados. Su mes más caluroso es junio con medias máximas de 41 grados.

(Foto: mark52/ 123RF).

Oymyakon es una pequeña localidad situada en el este de Siberia, en el noreste de la República de Sajá que forma parte de Rusia. En este lugar el 26 de Enero de 1926 se registró la cifra de 71,2 grados bajo cero. Con un promedio 47 grados bajo cero (la máxima es de 22 grados bajo cero y la mínima de 58). Los termómetros que registran semejantes temperaturas son de alcohol porque el mercurio se congela a 39 grados bajo cero.

Parece un chiste pero Oymyakon, en idioma yakuto, significa “agua líquida o agua que no se congela”, esto se debe a las aguas termales en las inmediaciones. La aldea, en sus orígenes era una parada de pastores nómadas de renos que aprovechaban estas aguas para descansar y calentarse. Hoy de esas termas viene el agua para el uso doméstico que es llevada diariamente a las casas en camiones cisterna y además, sirve para alimentar el sistema de calefacción.

(Foto: Maarten Takens/ Flickr).

El pueblo vive en parte de las minas de oro y de antimonio. Otra de las actividades económicas es la cría de ganado y de caballos. También hay pescadores y cazadores de renos y alces.

En el día a día, los cerca de 1000 habitantes, se han adaptado a las particularidades de vivir en un clima tan extremo: como las cañerías se congelan, los baños están a la intemperie en pequeñas casetas de madera, con las letrinas cavadas en la nieve. Si alguien fallece, es imposible cavar tumbas en un suelo tan congelado así que antes tienen que hacer hogueras para poder derretir el hielo. Los vehículos duermen en garajes con calefacción. Los motores una vez en marcha, en el exterior, no pueden apagarse porque el combustible se congelaría. Un mes al año los niños no tienen clase porque la temperatura baja de los 54 grados bajo cero y cualquier parte de la piel expuesta al frío se congela rápidamente. La dieta es básicamente carnívora (carne de venado, de ternera y de potro) ya que no hay planta que prospere en el suelo helado y las frutas y verduras son muy caras. Los peces se congelan en solo 30 segundos después de haber sido sacados del río.

Sólo en la Antártida se registran temperaturas aún más bajas, 91 grados bajo cero, pero allí no hay poblados y solo viven, temporalmente, los científicos.

Fuente: www.Infobae.com y www.verne.elpais.com

Fotos: Maarten Takens/ Flickr.

Mientras muchas regiones del mundo se preparan recibir a los visitantes, la llamada “nueva normalidad” deberá introducir nuevos protocolos para los recorridos y viajes de aventura para que los turistas y el personal se sientan seguros y protegidos. Lonely Planet publicó una lista de nueve cambios que, según los expertos, la industria y los viajeros llevarán a cabo en  el futuro.

1. Jugar de local

Leigh Barnes, miembro de Intrepid Travel, la compañía de viajes de aventura para grupos pequeños más grande del mundo, opina que los recorridos locales y nacionales volverán primero porque “las personas estarán ansiosas por salir después de meses de aislamiento y se sentirán más seguras con las garantías ofrecidas por sus propios gobiernos”. Espera además que “las empresas de viajes se adapten y respondan a estos nuevos patrones de viaje desarrollando nuevas experiencias para satisfacer la demanda”.

(Foto: Jijis/ Flickr).

Will Gluckin, jefe de comunicaciones de Get Your Guide, el sitio que agrupa toda la información y actividades que se pueden desarrollar en un destino turístico, dice que “a medida que la industria turística mundial comience su largo camino hacia la recuperación, los primeros viajeros serán locales que explorarán sus patios. Los proveedores de actividades deberán adaptar el tono, el contenido y los itinerarios de sus productos para acomodar a esta audiencia nueva y contar historias diferentes”.

2. Distancia social

Según Rob Rankin, presidente de la Asociación de Operadores de Turismo Incoming de Irlanda, los viajes se verán afectados por las limitaciones de capacidad debido al distanciamiento social. Además “los proveedores de actividades ofrecerán más opciones al aire libre en lugares menos poblados, con una capacidad de grupo más pequeña que sería más fácil de distanciar socialmente”. Al respecto cree que los operadores adaptarán su producto para garantizar el cumplimiento de las pautas de salud, como acortar las distancias diarias de viaje en buses o combis, y no visitar tantos lugares diferentes por día.

El distanciamiento social, acortar las distancias de viajes en buses y no visitar tantos lugares diferentes por día son algunas de las pautas de salud. (Foto: Florian Schmaezz/ Unsplush).

3. Viajero responsable

La experiencia común que ha dejado la pandemia lleva a pensar sobre cómo nuestras elecciones impactan a las personas en otros países. Bruce Poon, fundador de G Adventures, operador de tours guiados en grupos pequeños con sede en Toronto, anticipa que podemos pensar más en las personas como individuos donde quiera que vayamos y comportarnos en consecuencia.

“Al emplear a personas locales en lugar de expertos foráneos, ya sea alojándose en hoteles locales o con familias y pagándoles el privilegio, y comprando su bebida al tipo con el carrito en la calle en lugar de a las grandes cadenas, puedes asegurarte de que más de tus dólares de viaje permanezcan en los bolsillos de las personas que hacen que tus viajes sean tan memorables”, dice. “Créeme, puedes organizar un viaje exitoso con los mismos principios y no solo disfrutarlo más, sino volver sabiendo que has hecho del mundo un lugar mejor, no uno peor”.

4. Aire libre

Hemos tenido mucho tiempo para enfocarnos en la naturaleza últimamente, y Leigh Barnes de Intrepid Travel cree que los futuros tours se centrarán más en el bienestar y la naturaleza. “Debido a que 2020 se ha definido al pasar mucho tiempo en casa y en el interior debido a la pandemia, anticipamos que 2021 se tratará de salir al aire libre y mantenerse activo, con recorridos centrados en cosas como el ciclismo, el senderismo y la atención plena”, dice. “Los destinos remotos con menos visitantes y los que ofrecen una conexión más profunda con nuestro mundo natural, como Galápagos, verán mucho interés”.

Los destinos locales serán los primeros beneficiados en la recuperación de la actividad turística. (Foto: Mario Rodriguez).

5. Tecnología

En el futuro, es probable que la tecnología juegue un papel en mejorar las experiencias y garantizar la seguridad. Los visitantes de Beethoven Haus en Bonn no obtienen dispositivos para visitas, por ejemplo, pero las guías del museo se pueden descargar en varios idiomas y gratis en el dispositivo del visitante. “Los días de pagar en efectivo, recibir un boleto en papel y alquilar un auricular para escuchar una audioguía se han ido”, dice Will Gluckin de Get Your Guide . “En la ‘nueva normalidad’, las experiencias serán sin contacto, y esta es una oportunidad para mejorar la experiencia del turista a través de una combinación más perfecta de física y digital”.

6. Conciencia sostenible

Con la desaceleración del mundo para enfrentar la pandemia, presenciamos cambios en la naturaleza nunca antes vistos. Los canales de Venecia, liberados de la presencia de botes y góndolas muestran aguas inusualmente claras y llenas de peces, también en el Parque Kruger los leones exploran zonas a las que no se aventuraban antes.

“Deberíamos usar este tiempo como una rara oportunidad de pensar en cómo viajamos y cómo podemos aspirar a ser viajeros más éticos y sostenibles y ciudadanos globales en el futuro”, dice Leigh Barnes de Intrepid Travel . “Sospechamos que los consumidores serán mucho más conscientes de dónde viajan y cómo sus viajes afectarán los lugares que visitan. Esperamos que esto resulte en que las personas tomen decisiones más conscientes para viajar con compañías responsables que prioricen el medio ambiente y el bienestar de las comunidades locales”.

(Foto: Ezthaiphoto/ Unsplush).

7. Ir más allá

Los lugares populares tienen más probabilidades de atraer multitudes por lo que pueden volverse menos atractivos en el futuro. Los expertos piensan que el mundo será visto como un lugar frágil y que, manejarnos en “manadas” para disfrutar de los viajes, puede no ser lo más sensato. Bruce Poon, autor de Desaprender: el año en que la Tierra se detuvo se pregunta: “¿Qué pasa si decidimos extendernos un poco, tanto para ver partes del mundo que nuestros amigos, familias e Instagramers nunca han visto? No solo ir más allá de los destinos habituales, sino también dispersarnos en los más populares. ¿Quieres ver París? Por supuesto que sí, ¿quién no? ¿Pero tienes que estar en la misma habitación con la Mona Lisa? seguro, pero luego diríjase a los distritos exteriores, donde se está creando gran parte de la cultura francesa del siglo XXI. Se puede ir a Italia, pero mejor viajar al Piamonte de la Toscana y Lecce y omita Como”.

8. Auto-guiados

A raíz del COVID-19 permanecer en espacios reducidos puede resultarnos poco seguro, por lo que, en los próximos meses, las visitas autoguiadas ganarán popularidad. Rob Rankin, de Vagabond Tours dice: “podemos ver un posible aumento en los productos de conducción automática a medida que los viajeros buscan protegerse de los demás”. Las ventas y alquileres de vehículos recreativos están despegando en los Estados Unidos, con un aumento en las reservas de este tipo de vehículos del 1000% desde principios de abril.

Los lugares abiertos y con menos visitantes serán los más elegidos. (Foto: Mario Rodriguez).

9. Sanos y salvos

Will Gluckin de Get Your Guide opina que los operadores y proveedores de actividades turísticas implementarán nuevos estándares operativos y de higiene que ponen a la salud y la seguridad como la máxima prioridad para todos. Y agrega: “junto con las mejores prácticas generales, como las máscaras y el distanciamiento social, los cambios operacionales, como los tamaños de los viajes en grupos más pequeños, las restricciones de capacidad en las principales atracciones y los asientos a distancia en los viajes en autobús y las excursiones de un día serán normales”.

Fuente: www.lonelyplanet.com

Llenar los pulmones de aire puro, ejercitarte físicamente y admirar paisajes accesibles solamente a pie, son las mayores motivaciones para practicar el trekking y el senderismo. Te mostramos algunos circuitos famosos del mundo.

1. Landmannalaugar. Islandia

Este lugar forma parte de la Reserva natural de Fjallabak y la particularidad de sus paisajes se debe a la intensa actividad volcánica de la zona, así, volcanes activos, montañas de colores, manantiales termales, campos de lava, fumarolas y ríos son algunos de los atractivos que ofrecen los 66 kilómetros de la caminata. La ruta no tiene desniveles pronunciados y la contra son las bajas temperaturas, se puede hacer en 3 o 4 días. El acceso está permitido durante los meses de verano (de junio a setiembre) cuando el deshielo ofrece paisajes de otro planeta.

2. Mildford Track. Nueva Zelanda

Son 53 kilómetros, desde Glade Wharf, en la cabecera del Lago Te Anau y el embarcadero de Sandfly Point, en Mildford Sound, de recorrido dentro del Parque Nacional de Fiordland. La experiencia ofrece un combo completo: valles, montañas, bosques, lagos escondidos, cascadas y puentes colgantes. El lugar es uno de los más lluviosos de la Tierra y mojarse forma parte de la magia de este famoso trekking. El sendero está regulado por lo que hay que sacar permiso con mucha antelación, dormir en sus refugios y completar el recorrido en cuatro días.

(Foto: Alex Postovski/ 123RF).

3. Circuito W, Parque Nacional Torres del Paine. Chile

La W representa la forma de la ruta si se mira desde arriba y aunque es el circuito más corto, incluye los puntos icónicos del Parque Nacional Torres del Paine: el Mirador Torres, el Glaciar Grey, el Valle del Francés, Los Cuernos, la Aleta de Tiburón y otras formaciones rocosas además de lagos, ríos y bosques magallánicos. El recorrido tiene una extensión de 71 kilómetros y toma entre 4 y 5 días para recorrerlo. El verano es la mejor época para hacer la W, cuando las temperaturas suben y hay más horas de luz.

(Foto: Hugo Brizard/ 123RF).

4. Ruta Marangu, Kilimanjaro. Tanzania

Este trekking permite subir al “techo de África”, el monte Kilimanjaro con sus 5.892 metros de altura es la montaña más alta del continente, y por eso, la mayor dificultad de este recorrido es la aclimatación a la altura. Conocida también como la “ruta de la Coca-Cola”, porque se puede conseguir esta bebida a lo largo de todo el trayecto que puede hacerse, ida y vuelta, en 5 o 6 días. El ascenso nos permite transitar por el bosque tropical, páramos y zonas volcánicas. Es obligatorio ir acompañado de un guía.

(Foto: Martin Mwaura/ 123RF).

5. West Highland Way. Escocia

Es una ruta de larga distancia que une Milngavie, al norte de Glasgow, con Fort William en las Highlands escocesas. Son 154 kilómetros que se pueden recorrer en 5 o 6 días y si bien el recorrido no es muy difícil, ya que no hay mucho desnivel, las etapas son bastante largas. Entre los puntos destacables del recorrido se encuentran el lago Lomond, uno de los más extensos de Gran Bretaña, rodeado de paisajes espectaculares; para contrastar, Tyndrum, es la zona árida del recorrido; Glencoe, un inmenso valle glaciar en donde sentirse diminuto y Ben Nevis en la parte final del recorrido es la montaña más alta de Escocia.

(Foto: Orlando Tomassini/ 123RF).

6. GR 20. Francia

El GR 20, ubicado en la isla francesa de Córcega, es un sendero dentro del Parque Natural Regional de Córcega de unos 170 kilómetros que permite atravesar la isla uniendo los pueblos de Calenzana, al noroeste y Conca, al sureste. Se necesitan 15 días de exigente caminata de nivel avanzado por caminos pedregosos y empinados y, en algunos tramos, resbaladizos. El recorrido es célebre por su variedad de paisajes que incluyen bosques, paisajes lunares, cráteres, lagos, torrentes, turberas, monte, picos nevados, llanuras y neveros (pequeños glaciares).

7. Circuito del Annapurna. Nepal

Completar esta ruta de 230 kilómetros lleva entre 15 y 18 días. El recorrido empieza en el pueblo de Besisahar, a 800 metros por encima del nivel del mar, y su punto más alto es Thorung La, a 5.416 metros hasta finalizar en Nayapul, a 1.000 metros. El circuito se puede acortar e incluso existen tramos pavimentados que algunos senderistas recorren en auto para descansar. Las selvas y las plantaciones de arroz al principio de la ruta ceden luego al entorno de alta montaña al adentrarse en el Himalaya y pasar entre algunos de los picos más altos del mundo. Se trata de una experiencia exigente y requiere un buen entrenamiento previo.

(Foto: Verock42/ 123RF).

Fuentes: www.lonelyplanet.es y www.manasluadventures.com

Conocé y enamorate de algunas de las cavernas más raras y llamativas del mundo.

No aptas para personas que sufren de vértigo, te presentamos sietes escales que te harán desear un ascensor.

1. Escalera en el monte Hua Shan. China

El monte Hua San, situado a 120 kilómetros de la ciudad de Xi’an, es una de las cinco montañas sagradas de China. Para llegar a su cima, de casi 2.200 metros, hay que subir por unas escaleras muy verticales y con escalones pequeños, luego caminar sobre los acantilados por unos tablones de madera con cadenas para agarrarse y finalmente ascender por unos huecos excavados en la piedra de la montaña (es obligatorio alquilar un arnés de seguridad). Existe la forma fácil de llegar a través de un antiguo teleférico. Arriba se encuentra un Templo Taoísta que han convertido en un Salón de Té.

2. Escalera Half Dome. Estados Unidos

El Half Dome es un domo de piedra de 1.440 metros, un ícono del Parque Nacional de Yosemite en California y un verdadero reto para muchos excursionistas. Considerado en un tiempo como inaccesible, hoy, miles de personas acceden a su cima para lo que se necesitan entre 10 y 12 horas. Para los últimos 400 metros del recorrido, los más empinados, se instalaron dos cables de metal para llegar hasta la cima sin equipo de escalada. Para realizar esta caminata se necesita un permiso previo.

3. Catarata Pailon del Diablo. Ecuador

El Pailón del Diablo o Cascada del río verde se ubica en Baños de Agua Santa en los Andes ecuatorianos, el lugar ofrece un sendero con un puente colgante y una empinada escalera tallada en la pared de roca que permite al visitante ascender los más de 80 metros hasta la cima de la cascada. El recorrido tiene muchas curvas y pequeñas plataformas de observación y, en algunos tramos, la escalera permanece oculta por la espesa niebla y la humedad hace que los escalones estén siempre mojados y resbalosos.

4. San Juan de Gaztelugatxe. España

Sobre un peñón, bañado por el mar cantábrico, se alza la ermita de San Juan de Gaztelugatxe en el País Vasco cuyo origen se remonta al siglo X.  y para llegar hasta ella hay que subir 240 escalones. El lugar, valorado por turistas de todo el mundo, ha sumado aún más fama por ser el escenario de la séptima temporada de la serie Juego de Tronos y, según la leyenda, al llegar hay que tocar tres veces la campana del templo para atraer la buena suerte y ahuyentar los malos espíritus.

(Foto: Gonzalo Iza/ Flickr).

5. La Roca de Sigiriya. Sri Lanka

Sigiriya o la Roca del León es un conjunto arqueológico situado en Sri Lanka que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1982. Allí se encuentran las ruinas de un antiguo palacio, un monasterio y otros edificios construidos sobre una gran formación rocosa conocida como Lion’s Rock. El ascenso comienza por una escalera situada entre dos gigantescas garras de león talladas en la piedra para luego acceder a una empinada escalinata metálica con 1.200 escalones que está amurada a los costados de la gran roca.

6. Escalera Haiku. Estados Unidos

En la isla de Oahu, en Hawái, se encuentran las escaleras Haiku, también conocidas como “escaleras al cielo”, se trata de casi 4000 escalones entre las montañas para llegar a la cima de una gran colina. Si bien el paisaje es increíble, el recorrido tiene sus riesgos y exige no tener miedo a las alturas y un óptimo estado físico. A pesar que desde la década del ´90 el lugar está oficialmente cerrado, son muchos los aventureros que se acercan a recorrer el lugar. Desde hace años, la Asociación de Amigos de las Escaleras Haiku trabaja en el mantenimiento del camino y tramita su reapertura.

7. El Peñón de Guatapé. Colombia

El Peñón de Guatapé, o Piedra del Peñol, es una inmensa mole de piedra de más de 200 metros de altura ubicado cerca de Medellín en el noroeste colombiano. El ascenso tiene algo de exigencia pero no es complicado, para llegar a su cima hay que subir los 740 escalones de una escalera pegada a la roca con miradores intermedios. Arriba hay bares, negocios de recuerdos y una panorámica completa del embalse de Guatapé, uno de los lagos artificiales más grandes del país, y todas sus islas.

(Foto: Schnoogg/ Flickr).

Fuente: www.redbull.com/ar-es/las-10-escaleras-mas-peligrosas-y-grandes-del-mundo

Conocé algunas de las corrientes de agua más icónicas de los países. ¿Cuál es tu preferida?

Desde Nueva Zelanda hasta Argentina, te mostramos los parques más lindos e impresionantes del mundo.

1 2 3
We are using cookies to give you the best experience. You can find out more about which cookies we are using or switch them off in privacy settings.
AcceptPrivacy Settings

GDPR