Category

Montaña

Te mostramos algunos pozos naturales convertidos en grandes piletas para nadar o bucear y cuya belleza difícilmente pueda ser imitada por la mano del hombre.

1. Hierve El Agua. México

Ubicada a unos 70 kilómetros de la capital del estado de Oaxaca, Hierve el Agua es uno de los principales atractivos ecoturísticos de México. Se trata de dos cascadas petrificadas, una de treinta metros de alto y otra de doce, formadas hace millones de años por el escurrimiento de las aguas que tienen un alto contenido de carbonato de calcio. En sus terrazas se formaron piscinas naturales poco profundas en donde refrescarse y disfrutar de una vista panorámica de la cadena montañosa.

2. To Sua. Samoa

Este “agujero gigante” (según su nombre), rodeado de una exuberante vegetación, se encuentra en Samoa, en el pueblo de Lotofaga en la costa sur de la isla de Upolu. Miles de visitantes descienden por una escalera de madera los para acceder a sus cristalinas aguas. Se trata de uno de los tantos pozos producidos por la erosión de la lava a través de miles de años, con una profundidad de unos treinta metros se alimenta con las mareas del Pacífico Sur.

(Foto: Martin Valigursky/ 123RF).

3. Sumidero Bimmah. Oman

Esta enorme pileta natural de unos cuarenta metros de diámetro se encuentra dentro del parque Hawiyat Najm en el desierto de Omán, en la península arábiga. El profundo agujero se produjo por el colapso de la superficie terrestre en donde la piedra caliza es más frágil que en otros sectores. La gruta está conectada por un túnel subterráneo con el mar lo que permite que las aguas turquesas fluyan permanentemente y se mantengan cristalinas.

(Foto: belikova/ 123RF).

4. Cenote Ik-Kil. México

Muy cerca de la ciudad de Chichén Itzá, en la península de Yucatán, México, se pueden visitar los famosos cenotes. Dz’onot es la palabra maya que significa “caverna con agua”, se trata de profundos pozos cuyo fondo está inundado por la filtración de las lluvias y por las corrientes de los ríos subterráneos. El principal es Ik-kil, rodeada de mucha vegetación, se baja por escaleras de piedra con pequeños balcones hasta la plataforma de acceso a sus aguas cristalinas y frescas.

(Foto: Diego Grandi/ 123RF).

5. Grotta Della Poesia. Italia

La “Gruta de la Poesía”, ubicada en la parte sur de Apulia en Italia, es una piscina natural que forma parte del sitio arqueológico de Roca Vecchia. El lugar, rodeado de un paisaje rocoso y de las aguas azules del Adriático, tiene una leyenda sobre una princesa que le gustaba bañarse en esta cueva y era tan bella que muchos poetas y artistas iban a observarla para inspirarse, de ahí su nombre.

(Foto: Stan Petru-Dorel/ 123RF).

6. Las Grietas. Ecuador

En el archipiélago de las Galápagos a pocos kilómetros de Puerto Ayora, al sur de la isla Santa Cruz, se encuentra Las Grietas, un angosto canal de unos cien metros de largo por siete de ancho y hasta diez metros de profundidad, producto de la fisura entre enormes paredes de roca volcánica inundado por agua fresca de mar y de lluvia en donde nadar y hacer esnórquel. Los lugareños, conocedores de la zona, aprovechan la altura de las rocas para tirarse desde lo más alto.

(Foto: mark52/ 123RF).

7. Giola. Grecia

La laguna Giola, en la isla griega de Thassos, es una pileta natural separada del Egeo por una angosta franja de rocas. Si bien la marea se encarga de llenarla, la temperatura del agua es sensiblemente más alta que la del mar por lo que un chapuzón se hace irresistible. El acceso a este lugar no es fácil pero vale la pena.

(Foto: Vasilis Ververidis/ 123RF).

Seguimos en casa, te invitamos a viajar a través de la pantalla a estas bellezas naturales.

Llegó la época del año donde las hojas caen y los colores se apoderan de los paisajes. Desde Japón a nuestro país, conocé algunos de ellos.

El monte Everest, con una altitud de 8.848 msnm es la montaña más alta del mundo pero, si en lugar de tomar el nivel del mar como referencia tomamos el centro de la tierra, la cumbre del volcán Chimborazo en Ecuador, con 6.263 metros de altura, es el punto más alejado del núcleo del planeta.

Traducido en kilómetros, la distancia desde el centro de la Tierra hasta la cima del Everest es de 6.382 km y hasta la cumbre del Chimborazo, 6.384 km. Incluso Con este criterio de medición, incluso el volcán Huascarán, en Perú, con 6.788 metros de altura, ocupa el segundo lugar.

Para conocer. Siete lugares extraños del mundo.

La explicación radica en que nuestro planeta no es perfectamente redondo, sino que se trata de un esferoide achatado en los polos por lo que el diámetro ecuatorial con aproximadamente 12.756 kilómetros, es mayor que el polar que consta de 12.715 kilómetros.

Fuente: www.elperiodico.com

Una alternativa económica de alojamiento sin renunciar a servicios de calidad y a una experiencia inolvidable.

Para dormir alcanza con un espacio de dos metros de largo, uno de alto y el ancho de una cama chica –aunque ya hay hoteles que ofrecen king size-. Esta tendencia nació en Japón, para aprovechar cada milímetro del poco espacio disponible.

El arquitecto japonés Kisho Kurokawa creó en 1972 el edificio Nakagin Capsule Tower en el distrito de Ginza en Tokio, el primer hotel cápsula, destinado a alojar a los trabajadores que trabajaban durante la semana en Tokio o al que perdió el último tren con destino a casa. Sin demasiado éxito entre los asalariados, Kurokawa insistió en 1979 con otro hotel cápsula, esta vez en Osaka, esta vez con éxito. Hoy, son más de 300 los establecimientos de este tipo que ahora alojan también a viajeros de todo el mundo.

(Foto: Sakarin Sawasdinaka/ 123RF).

Las cápsulas generalmente tienen un pequeño televisor, radio e internet. Estos hoteles cuentan con espacios compartidos como restaurantes -o máquinas expendedoras-, bares y baños, en donde se puede tomar una ducha caliente. Un casillero individual para guardar tu valija y efectos personales. El precio es uno de los pros de estos hoteles, una contra, la poca distancia entre cada “habitación” resta intimidad y ni hablar si el vecino ronca.

Según Booking.com para BAE Negocios, estos hoteles apuntan a los viajeros experimentados que buscan comodidad sin grandes lujos. “Estos alojamientos de tamaño reducido cuentan con todos los elementos fundamentales y son perfectos para estadías cortas y viajeros con poco presupuesto que prefieren invertir en explorar el destino que están visitando”, comentan desde la empresa de e-commerce de viajes.

(Foto: Abdul Razak Latif/ 123RF).

Esta propuesta que comenzó en Japón ya se instaló en varios países como Singapur, Tailandia, China, Rusia, Australia, Países Bajos, México y Argentina, entre otros. También los servicios se ampliaron y algunos de estos hoteles ofrecen cibercafé, sauna, hidromasaje, sillas masajeadoras, cama individual king size, caja fuerte, artículos de tocador, desayuno bufet y hasta cápsulas con capacidad para dos personas.

El primer hotel cápsula de Argentina está en la patagonia

My Pod Capsule Boutique se incorpora a la estructura del hotel Las Bayas de Esquel en Chubut, muy cerca del centro de esquí La Hoya y del parque Nacional Los Alerces.

Ofrece ocho cápsulas que comparten un espacio en común, cada una de ellas diseñada en madera y cuenta con sommier XL, escritorio, TV led, varias tomas eléctricas para dispositivos móviles, locker y ropa blanca premium. Una cortina black-out brinda privacidad.

El proyecto de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de My Pod se traduce en una política enfocada en el cuidado del medio ambiente. Así, materiales reutilizables remplazan al papel, los envases reciclados son aptos para ser rellenados para minimizar el uso del plástico y las bolsas de lavanderías están confeccionadas con telas de fibras naturales como el algodón biodinámico y fibras de bajo impacto ambiental.

Coloridos, de altura, profundos, llenos de leyendas y hasta uno, que está adentro de otro. Te mostramos algunos de los lagos que ganaron fama gracias a sus increíbles particularidades.

1. Lagos de Plitvice

El Parque Nacional de los Lagos de Plitvice en Croacia tiene 30000 hectáreas de bosques de hayas y abetos en donde se ocultan 16 lagos comunicados entre sí por una red de cascadas. A través de senderos y pasarelas de madera se pueden recorrer los saltos de brillantes aguas verde esmeralda. Durante el invierno las cataratas se congelan y todo se cubre de nieve.

2. Lago Titicaca

El Titicaca se extiende por la frontera entre Perú y Bolivia en la cordillera de los Andes. Se trata del lago más grande de Sudamérica y, con 3812 msnm es el espejo de agua navegable más alto del mundo. Del lado boliviano se encuentra la Isla del Sol -la más grande del Titicaca-, y en la zona peruana están las Islas de los Uros, una antigua civilización que viven en islas flotantes hechas con totora.

(Foto: Shanti Hesse/ 123RF).

3. Lago Ness

Este lago, famoso su “monstruo” Nessie, ocupa 36 kilómetros de largo y menos de tres de ancho, se ubica en las Highlands de Escocia. Más allá de la leyenda, vale la pena recorrer su ribera con verdes prados, castillos medievales y antiguos pueblos. Para encontrarse con Nessie, hay excursiones en barco todos los días por el Lago.

(Foto: Jenifoto/ 123RF).

4. Lago Victoria

Situado en África, este lago está rodeado por Tanzania, Uganda y Kenia. En sus alrededores viven más de 30 millones de personas, un gran número de ellos pertenecen a etnias como la bantú -la más numerosa-, la Kiga, la Luhya, la Kikuyu y la Masai. Es el segundo lago de agua dulce más grande del mundo (después del Superior en Norteamérica) y es el principal fuente del río Nilo

(Foto: Darko Vrcan/ 123RF).

5. Lago Taal

En el centro de este lago, ubicado en la isla de Luzón en Filipinas, se encuentra uno de los volcanes más activos del país, el Taal. Se puede llegar al volcán en barco en donde ascender hasta su cima a pie o a caballo. Una curiosidad, en el interior del cráter hay otra laguna que a su vez tiene otro volcán, el Punta Vulcano. O sea, Punta Vulcano es una isla adentro de un lago ubicada en otra isla dentro de otro lago.

(Foto: Alexey Kornylyev/ 123RF).

6. Lago Baikal

El Baikal es un inmenso lago ubicado en la región montañosa de Siberia en Rusia, al norte de Mongolia. El Ojo Azul de Siberia como se lo conoce, es el más profundo del mundo y constituye una de las mayores reservas de agua dulce y pura de la Tierra. En verano, sus aguas cristalinas permiten ver hasta 50 metros de profundidad. Durante el invierno, con temperaturas de hasta 40 grados bajo cero, se convierte en una masa de hielo.

(Foto: Anton Petrus/ 123RF).

7. Lago Hillier

Este lago de aguas rosadas y saturadas de sal (similares a las del Mar Muerto) se ubica en una pequeña isla de Australia Occidental. Su particular color lo aportan un par de bacterias, unas ricas en beta-carotenos y otras, cuyo pigmento es rojizo, absorben la luz y realizan la fotosíntesis. Mide unos 600 metros de largo y está rodeado de un denso bosque de eucaliptos que lo separan de las aguas del pacífico.

(Foto: mxwphotography/ 123RF).

8. Lago Malawi

El Malawi, el tercer lago más grande de África y noveno del mundo, reparte sus aguas con tres países: Malawi, Tanzania y Mozambique. Este lago del Gran Valle del Rift africano es uno de los mejores para realizar submarinismo. Sus aguas cristalinas atraen a los amantes de la fauna acuática para observar a las más de 600 especies de peces endémicos.

(Foto: Chris Hill/ 123RF).

Conocé algunos paraísos que parecen pura magia.

Desde Ushuaia, por caminos alternativos, conocimos los lagos Fagnano y Escondido.

Arrancamos el día a bordo de la Defender 4×4 que, equipada con pico, pala y motosierra, promete aventuras. Durante el recorrido por la ruta 3, nos acompaña el río Olivia, donde se rodaron algunas escenas de El renacido. Después de recorrer 60 kilómetros, llegamos al mirador del Paso Garibaldi, a 450 msnm, desde donde observar los lagos Escondido (cuando está despejado) y Fagnano. Durante el tiempo que estuvimos foteando semejante panorama, el caprichoso clima fueguino nos regaló una fugaz nevada, seguida de una llovizna hasta despejarse con el sol a pleno. El lugar es el punto más alto del cruce de la cordillera, de manera que iniciamos el descenso hasta llegar a los aserraderos en donde abandonamos el asfalto.

El Fagnano es un gran lago que compartimos con la república de Chile. (Foto: Mario Rodriguez).

Comenzamos la travesía offroad por caminos alternativos hasta adentrarnos en el bosque fueguino. Allí, la presencia de los castores se hace evidente. Durante la década del 40, se introdujeron desde Canadá, 20 parejas de estos roedores para impulsar la industria peletera. Con el tiempo caen en la cuenta que el pelo no sirve y, sin depredadores, los animales se han transformado en una verdadera plaga que causa grandes daños al bosque nativo.

En la zona se pueden avistar, entre otras especies, a los carpinteros gigantes. (Foto: Mario Rodriguez).

 “Somos cuatro. Si nos encajamos, ella maneja y los tres hombres pechamos”, avisa el piloto/guía, sin feministas a la vista que lo reten. Pero no es necesario, el camino, que por sectores nos sacude de lado a lado del vehículo, nos lleva directamente al lago Fagnano. Este impresionante espejo de agua  tiene 104 km de largo -13,5 km se encuentran en territorio chileno- y una profundidad máxima de 200 metros. Después de recorrer parte de su costa, reingresamos al bosque, donde iniciamos el trekking que nos llevará hasta el refugio frente al lago Escondido.

Después de la travesía en 4×4, un corto trekking nos lleva hasta el refugio frente al lago Escondido. (Foto: Mario Rodriguez).

Arden los “chulengos” y corre el buen vino patagónico. Se suman algunos extranjeros  que llegaron en otra excursión. Pulgar para arriba a la hora de evaluar la carne.

Después del asado, una pareja de zorros grises nos visita mientras el repetido toc-toc de los carpinteros gigantes completan una experiencia de viaje inolvidable.

We are using cookies to give you the best experience. You can find out more about which cookies we are using or switch them off in privacy settings.
AcceptPrivacy Settings

GDPR