De Tanti a Taninga, imperdible

Cerca del río San Guillermo rumbo a Taninga

Por un camino de ripio se atraviesan arroyos, ríos, pampas y quebradas bajo la atenta mirada del macizo Los Gigantes.

A 56 kilómetros de la capital cordobesa, y a 15 de Carlos Paz, se encuentra la localidad de Tanti, el lugar de inicio de este recorrido que une los valles de Punilla y Traslasierra. Después de atravesar el pueblo, el asfalto de la RP28 se hace ripio durante poco más de 80 kilómetros hasta Taninga.

El Durazno, el de Punilla, es una villa residencial con grandes casonas del siglo pasado escondidas entre la abundante vegetación y el último lugar poblado en muchos kilómetros.

Más adelante, el paisaje cambia, los árboles se hacen arbustos, y se circula, en subida, entre grandes rocas rosadas. Una pequeña laguna formada en el cráter de una cantera de cuarzo, asoma entre los cerros y, entre curva y curva, se pueden ver las Sierras Chicas.

El camino se hace recto y, en algunos tramos, polvoriento, en los campos verdes alambrados, hay ovejas y vacas. Al lado de una tranquera amarilla, el cartel de la reserva Yatan Rumi deja en claro que es un campo nudista. Más adelante el recorrido vuelve a ser sinuoso y con grandes piedras a los costados y ofrece la vista del cerro Los Gigantes, el más alto de las Sierras Grandes con más de 2400 metros.

Oasis, ríos y más ríos

Después de pasar la rotonda de ingreso a Los Gigantes, el pequeño puente sobre el río Yuspe marca uno de los puntos más altos del recorrido (1700msnm) y también una parada obligada. Este oasis en medio de la inmensidad de las Sierras Grandes tiene saltos, ollas profundas, playitas, aguas cristalinas (y frías), pero también, el tortuoso curso de río es una invitación a recorrerlo para descubrir cavernas y cuevas escondidas bajo los helechos. El parador del lugar ofrece estacionamiento, comidas y alojamiento en dormis o carpas.

El paraje Cuchilla Nevada y el desvío hacia la Estancia Jesuítica La Candelaria, son los siguientes puntos del recorrido, hasta llegar al río Guasta, allí, playas, árboles, pircas de piedra, vacas, ovejas y caballos no dejan opción, hay que parar.

Apenas cuatro kilómetros después, otro río se cruza en el camino, el San Guillermo. Este cauce corre paralelo a la ruta durante un buen tramo por lo que se pueden tomar buenas fotos de su puente desde lejos.

Volcanes a la vista

Ya en el valle de Traslasierra, departamente Pocho, en el cartel de ingreso a la comuna de San Jerónimo dice “la más alta de Córdoba”. Además, es imposible pasar por este paraje sin ver el descomunal esqueleto de un hotel de siete pisos y 150 habitaciones a orillas del río Chávez que nunca llegó a terminarse.

Tala Cañada es un pequeño caserío desde donde se pueden ver los volcanes de la Pampa de Pocho. El camino es áspero y en el terreno pedregoso crece el tupido monte serrano, a medida que nos acercamos a Taninga, el típico perfil de las palmeras caranday se recortan sobre los cerros apagados. 

Tips de viaje

  • El camino en general está en buen estado, pero son más de 80 kilómetros por lo que lo recomendable es hacerlo en camioneta o vehículos altos.
  • Cargar suficiente combustible para todo el recorrido, no hay estaciones de servicio entre Tanti y taninga.
  • Si bien hay varios paradores y lugares en donde abastecerse, lo óptimo es llevar una buena provisión agua.
  • Consultar el estado del tiempo.
  • Ir con tiempo porque hay mucho para ver.
  • Llevar bolsas de residuos para la basura que pueda generarse.
  • Dejar todo como se encontró y no llevarse nada.

Post relacionados

Dejar un comentario

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

GDPR