La ciudad inundada de arena

Kolmanskop antigua ciudad en namibia con diamantes

Kolmanskop, es una antigua ciudad minera ubicada en sur del desierto de Namibia que en apenas 50 años nació, se convirtió en una de las regiones más ricas de África y desapareció, olvidada y sepultada por la arena.

Todo comenzó cuando, en 1.908, un trabajador del ferrocarril que atravesaba el desierto encontró el primer diamante en la zona. El hallazgo desató una fiebre por lo que cientos de buscadores se instalaron en la zona.

Kolmanskop nació, prosperó y desapareció bajo la arena del desierto de namibia en 50 años. (Foto: Craig Marvil/Flickr)

Prosperidad brillante

Rápidamente, Kolmanskop se transformó en los lugares más prósperos del continente africano, se consolidó y surgieron los edificios, el salón de baile, el gimnasio y todo tipo de negocios propios de cualquier pueblo en expansión, hasta su hospital, para 200 personas, contaba con la primera unidad de rayos X, una rareza por esos tiempos.

En esa época el país, entonces conocido como África del Sudoeste Alemana, era una colonia germana que ante el descubrimiento, declararon al lugar como área restringida. Con la fiebre del diamante, muchos alemanes se enriquecieron en pocos años y la localidad creció, llegando a alojar hasta a 1.000 personas, entre residentes y trabajadores.

Con el estallido de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) se interrumpió la explotación y después de la derrota de Alemania, el país fue ocupado por Sudáfrica y las minas de diamantes terminaron en manos de De Beers, la gigantesca compañía minera sudafricana que hasta hoy domina el sector.

No todo brilla

Pero la minería intensiva agotó el valioso recurso y, en 1928, con el descubrimiento de otros campos de diamantes en el pueblo cercano de Oranjemunden, los ciudadanos y buscadores partieron en masa dejando sus casas y condenando a Kolmanskop al abandono y a convertirse en una ciudad fantasma. En 1956 se fue su último residente.

Resurgir de las arenas

En los años 80, la compañía De Beers restauró una pequeña parte de Kolmanskop y abrió un museo donde se cuenta la historia del lugar. De esta manera, la ciudad fantasma se ha convertido en un lugar turístico muy atractivo para aquellos turistas y viajeros que buscan viajar por el mundo menos conocido.

Post relacionados

Dejar un comentario

GDPR