Los puentes de Copina

Ollas entre las piedras-Copina

La pequeña localidad de Copina se encuentra en el valle de Punilla, a unos 70 kilómetros de la capital cordobesa, y es el hogar de los puentes colgantes que formaban parte del viejo camino de las Altas Cumbres.

Para conocer los puentes hay que tener en cuenta que, en un auto “normal” solo se puede llegar un poco más allá del primero, después, el deterioro del camino lo hace muy difícil de transitar para vehículos que no sean 4×4.

La mejor opción es dejar el auto en Copina y hacer el recorrido a pie, hasta el último puente hay casi tres kilómetros de distancia, si bien no es una caminata exigente requiere un mínimo estado físico. Otra alternativa es llegar hasta una pequeña explanada que se utiliza como estacionamiento entre el puente uno y el dos, en este caso, no hay que dejar objetos de valor a la vista dentro del vehículo.

Cada puente tiene su particularidad

Construidos para poder atravesar las vertientes y pequeños arroyos de la zona, cada puente tiene cuatro pilares hechos con piedras y una sólida estructura metálica, llena de remates y tornillos, sobre la que se asientan las gruesas maderas que hacen de piso.

El Puente Nº1 no está en uso y se lo rodea por el costado, desde la altura del camino pueden verse Carlos paz y el lago San Roque. Un hombre trota cuesta abajo y saluda con la mano mientras el arroyo que corre entre las piedras y la vegetación tupida forman un pequeño oasis antes de pasar por debajo de la calle y el puente para luego caer al vacío y perderse en la quebrada.

El puente Nº1, ubicado a pocas cuadras de la localidad de Copina, está en desuso. (Foto: Mario Rodriguez)

El camino sigue en constante ascenso hasta llegar al Puente Nº2, considerado por muchos visitantes como el más lindo ya que a su alrededor se encuentran dos cascadas, una pequeña oculta entre la vegetación y otra muy importante con una gran olla que recibe el agua fría y espumosa muchos metros más abajo. El lugar es aprovechado por quienes practican el canyoning (descenso por cascadas mediante una cuerda con la técnica de rapel) y los ganchos en las paredes de piedra lo delatan.

Sin la espectacularidad del anterior, el Puente Nº3 se ubica en un espacio más abierto y con vegetación más baja. El agua corre mansa entre playitas de arena y su atractivo principal está en seguir los distintos senderos que llevan a miradores naturales que ofrecen interminables panorámicas. En los huecos de las piedras, los restos de las brasas usadas para los asados son testigos de la pasión cordobesa por el rally y todo el ritual en torno a él.

Desde el Puente Nº4 puede verse el Nº5 ya que los separa una curva muy cerrada y quedan alineados para el tiro de foto. Junto con los ciclistas de colorida indumentaria, conforman un único paisaje unidos por el tranquilo curso del arroyo. Trepar entre las gigantes piedras tiene como premio el acceso a balcones que regalan vistas tan amplias que nos hacen sentir chiquititos.      

Fama mundial

El tramo que une Copina con El Cóndor está considerado como el más espectacular del Rally Mundial que se disputa todos los años (excepto el 2020 por la pandemia y tampoco este año, por la misma razón) por las sierras de Córdoba. En la edición del 2019 se congregaron al costado de la ruta (y en las montañas y en las gigantes piedras aledañas), alrededor de 75.000 personas. Para los corredores también es un sector muy especial, el piloto noruego Andreas Mikkelsen afirmó algo que se pudo traducir como “desde adentro del auto se siente el olor a asado”.

Una ventaja de que esta competencia se lleve a cabo en la zona es que se arregla el camino por donde pasan los autos de competición, hoy intransitable para un vehículo que no sea 4×4.

Desde lo alto del camino pueden verse la ciudad de Carlos Paz y el lago San Roque. (Foto: Mario Rodriguez)

Cómo ir hasta Copina

Desde Córdoba, la forma más directa para llegar hasta Copina es tomar la autopista a Carlos Paz, desviar a la izquierda en el camino a Falda del Carmen y luego de unos kilómetros doblar a la derecha para incorporarse al camino de las Altas Cumbres durante casi 25 kilómetros y después desviarse a la derecha para tomar la RP14, recorrer unos 4 kilómetros hasta el cartel que indica el camino a los puentes colgantes y doblar a la izquierda, desde allí el camino es de tierra y hay que hacer 3 kilómetros hasta Copina. Todo está bien señalizado.

Post relacionados

Dejar un comentario

GDPR