Protocolos para la reapertura de hoteles y restaurantes: cuáles serán las medidas

El Ministerio de Turismo y las cámaras empresariales del sector del turismo y la gastronomía presentaron una serie de recomendaciones para cuando la actividad turística se rehabilite.

Los protocolos para estas actividades fueron desarrolladas por el Ministerio de Turismo y Deporte, el Instituto de Calidad Turística (ICTA), la Cámara Argentina de Turismo (CAT), la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA), la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC), y  el Consejo Federal de Turismo. Cabe aclarar que la apertura y el horario de atención estarán dispuestos por las autoridades de cada provincia, municipio y comuna, siguiendo estrictas medidas de sanitarias y de seguridad. Algunas de las principales medidas para cuando volvamos a viajar por Argentina son:

Protocolo para hoteles y alojamientos

– Cumplir las normas de higiene y distanciamiento durante el check-in y check-out, disponer de un pre-check online e incorporar medios digitales para cargar la información personal para acelerar el proceso.

– Señalizar los lugares de espera de atención, la distancia entre las personas no puede ser menor a 2 metros. La densidad de ocupación no puede exceder los 2,25 metros cuadrados por persona.

Los protocolos exigen extremar las condiciones de higiene y seguridad. (Foto: Obradov/123RF).

– En una primera etapa se aconseja que cada huésped manipule sus pertenencias y estacione su vehículo para evitar el servicio de botones y valet parking, salvo que el pasajero no pueda hacerlo por sí mismo.

– Procurar opciones de pago con tarjetas de crédito/débito o medios digitales.

– Habilitar un buzón o urna para, al finalizar la estadía, dejar las llaves o tarjetas magnéticas que se deberán desinfectar antes de ser reutilizadas.

– El mobiliario de los espacios comunes deberá respetar las distancias aconsejadas o instalar mamparas o paneles de vidrio.

– Se aconseja el uso individual de los ascensores o no superar el 30% de la capacidad de los mismos.

– En principio, no permitir el uso de las piscinas, spas y gimnasios, salvo que la autoridad sanitaria de cada lugar lo autorice.

– Evitar la manipulación de los alimentos y utensilios por parte de los huéspedes durante el desayuno, por lo que se aconseja la asistencia del personal. Además se sugiere el uso del servicio de desayuno en la habitación, el take away o colocar cafeteras o pavas eléctricas en las habitaciones. Flexibilizar el horario del desayuno. Las servilletas deberán ser de papel.

– Se sugiere hacer reservas para el servicio de comidas o ampliar el horario del comedor. Las cartas del comedor y las habitaciones deben ser digitales o plastificadas para facilitar su desinfección. Sacar los productos de los frigobares de las habitaciones.

El protocolo desarrollado para los hoteles recomienda tomas el desayuno en la habitación. (Foto: Toa Heftiba/Unsplash).

– Proteger los colchones y almohadas con cubre colchón y fundas protectoras. Ventilar las habitaciones por más tiempo y, durante el proceso de limpieza, evitar el riesgo de contaminación cruzada entre las habitaciones. Desinfectar las superficies de contacto como picaportes, interruptores, teléfonos, controles remotos, mesas, etc.

– Cada establecimiento deberá tener lugares adecuados para el frecuente lavado de manos con agua y jabón además de disponer de alcohol en gel u otras soluciones a base de alcohol.

Protocolo para restaurantes y delivery

– Se sugiere el servicio con reserva previa para organizar la cantidad de comensales ya que la densidad de ocupación no debe exceder los 2,25 metros cuadrados por persona.

– Disponer las mesas y sillas para asegurar la distancia aconsejada y, en las áreas de uso común, indicar la capacidad máxima de personas.

– Brindar opciones de pago a través de medios digitales para evitar la manipulación de dinero. Exhibir el menú en carteles o pizarras o presentar la carta en formato digital o plastificada.

– Mientras las normas lo exijan, el tapabocas solo podrá ser retirado por los comensales al momento de ingerir alimentos o bebidas.

– Utilizar individuales (evitar los manteles) para desinfectarlos luego de cada uso. Las servilletas deben ser de papel. Los utensilios, platos y vasos no se colocarán en las mesas antes de la llegada de los comensales.

– Implementar una adecuada política de lavado de vajilla.

– Ofrecer bebidas cerradas en botella o lata.

– En el caso de que el local tenga el servicio de take away, las medidas incluyen lavado de manos o alcohol en gel antes y después de cada entrega o pedido. Establecer horarios escalonados de atención. Considerar la instalación de medidas físicas (mamparas, paneles de vidrio) en los mostradores o sectores de cajas.

– En el caso de las entregas a domicilio, se deberá extremar las condiciones de higiene y seguridad del personal. Evitar la manipulación de los paquetes una vez que salen de la cocina. Avisar al cliente antes de la llegada para evitar tiempos de espera en espacios compartidos.

Durante la entrega a domicilio, el delivery evitará el contacto directo con la persona que recibe. (Foto: Kai Pilger/Unsplash).

– Las mochilas o cajas de traslado utilizadas en el delivery, deben ser desinfectadas previamente. En la entrega se debe evitar el contacto directo con el cliente, dejando el paquete a 2 metros de la persona que recibe.

– Organizar al personal en equipos para reducir la interacción entre las personas. Desinfectar los equipos, instalaciones y espacios utilizados para elaborar y almacenar los alimentos. Cocinar por encima de los 70ºC y mantener la cadena de frío. Lavar la vajilla con detergente y agua caliente y después desinfectar con alcohol al 70%.

Fuente: Infobae.

Related Posts

Dejar un comentario

We are using cookies to give you the best experience. You can find out more about which cookies we are using or switch them off in privacy settings.
AcceptPrivacy Settings

GDPR